Inicio / Noticias / Calidad, Seguridad y Gestión
Calidad, Seguridad y Gestión

Análisis de las visitas a unidades de urgencias ambulatorias por eventos adversos de los medicamentos

JAMALos esfuerzos dirigidos a comprender mejor los efectos adversos de los medicamentos el mundo real y las poblaciones específicas de pacientes con tendencia sufrirlos, pueden ayudar a un mejor enfoque en la prescripción ambulatoria que beneficiaría la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes.

En una iniciativa dedicada a obtener y mantener actualizados datos descriptivos representativos de la utilización de los medicamentos y de sus efectos no deseados, investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE estudiaron las características de las visitas al servicio de urgencias por eventos adversos en el periodo 2013-2014 y analizaron la evolución desde la última toma de datos que se centró en el periodo 2005-2006.

Después de revisar datos de 42.585 casos atendidos en 58 unidades de urgencias a lo largo y ancho del país, los investigadores estimaron en 4 por cada 1.000 personas el número de visitas al servicio de urgencias por causa de eventos adversos de algún medicamento consumido.

Casi la mitad (46,9%) de las visitas al servicio de urgencias por eventos adversos de los medicamentos implicaron anticoagulantes, antibióticos y medicamentos para la diabetes; eventos adversos clínicamente significativos fueron: hemorragia, reacciones alérgicas de moderados a graves, y hipoglucemia de moderada a grave, y efectos neurológicos.

Del total de visitas con origen en la toma de fármacos, el 27% dio como resultado la hospitalización, con más inclinación entre los adultos mayores (44% del total de ingresos).

Cuando se estratificó por edad, los antibióticos implicaron con mayor frecuencia niños de ?5 años (56%); en el caso de los niños y adolescentes de 6-19 años, antibióticos (32%) y antipsicóticos (4,5%) fueron los principales grupos de medicamentos responsables de la necesidad de atención de emergencia. Anticoagulantes, medicamentos para la diabetes, y opioides estaban implicados en casi el 60% de las visitas entre los adultos mayores (?65 años). En concreto, warfarina, rivaroxaban, dabigatrán, enoxaparina, insulina y cuatro agentes antidiabéticos orales se encontraban entre los 15 fármacos más comúnmente identificados. Los medicamentos que deben ser siempre evitados en los adultos mayores de acuerdo a criterios de Beers se vieron implicados en el 1,8% de visitas analizadas.

En la comparación con los datos de 2005-2006, la proporción de visitas por eventos adversos que incluían anticoagulantes y medicamentos para la diabetes ha aumentado desde 2005-2006, mientras que la proporción de visitas debido a los antibióticos ha disminuido. Por grupos de edades, el principal aumento se observó en los adultos de 65 años o más, que en 2013-2014 representaron el 34% del total frente al 26% de 2005-2006.

Fuente: http://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2585959

Unidades de corta estancia como alternativa para el ingreso de mayores con sospecha de infección

calidadasistencialLas unidades de corta estancia suponen una buena alternativa para la hospitalización de pacientes mayores de 75 años con sospecha de infección durante su atención en los servicios de urgencia, según las conclusiones de un estudio publicado en la revista de Calidad Asistencial de Elservier.

La investigación se centra en el desarrollo de un estudio de cohortes prospectivos que incluyó mediante muestreo por oportunidad, a los pacientes mayores de 75 años atendidos por infección en los servicios de urgencia de 3 hospitales universitarios españoles durante el año 2013. Se analizaron variables demográficas, comorbilidad, situación funcional basal, existencia de sepsis, tipo de infección, destino y mortalidad a 30 días.

Participaron un total de 330 pacientes con una edad media de 83 años, de los cuales 306 fueron ingresados, 175 en las unidades de hospitalización convencionales, 87 en las unidades de corta estancia. Los principales antecedentes fueron hipertensión, arritmia cardíaca, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y diabetes mellitus , y factores de multirresistencia al tratamiento antibiótico los 3 meses previos. El 53% presentó síndrome séptico clásico y la infección respiratoria fue la más prevalente.

Al comparar el ingreso en las unidades convencionales y en las unidades de corta estancia se observaron diferencias estadísticamente significativas (p<0,05) en el índice de Charlson (1,95 vs. 2,51), escala de Glasgow (14,6 vs. 14,3), síndrome séptico (67% vs. 53%), sepsis grave (2,3% vs. 18%), estancia hospitalaria (4,2 días vs. 10,4) y mortalidad a 30 días (3,4% vs. 18%) respectivamente.

Por tanto, esta investigación, realiada por profesionales del Servicio de Urgencias y Unidad de Corta Estancia del Hospital Universitari de Bellvitge, del Servicio de Urgencias y Unidad de Corta Estancia del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y del Servicio de Urgencias y Unidad de Corta Estancia del Hospital Universitario de Basurto,en Bilbao, concluye que "las unidades de corta estancia son una alternativa a las unidades de hospitalización convencional para enfermos ancianos con sospecha de infección que requieren ingreso."

¿Son las unidades de corta estancia un recurso adecuado para la hospitalización de los pacientes ancianos con infección

Validación cualitativa de la guías de prevención de infecciones urinarias asociadas a catéter como herramientas de evaluación de la seguridad del paciente

images 23Las infecciones adquiridas en los hospitales, incluidas las infecciones de tracto urinario asociadas a catéter son comunes a pesar de los esfuerzos que se realizan para su prevención.

La mayoría de los hospitales presentan problemas para su prevención a pesar de que todos suelen contar con Guías para la Prevención de las Infecciones Urinarias Asociadas a Catéter. Por ello, el estudio que se presenta a continuación, y que ha sido publicado en la revista American Journal of Infection Control trata de validar cualitativamente estas guías para evaluar la seguridad del paciente en estos casos.

Para ello la investigación se centra en la entrevista a los participantes a partir de dos unidades en cada uno de los cuatro hospitales en los que se realiza el estudio. El gerente de enfermería de cada unidad completa el formulario y luego se discuten sus respuestas con un asistente de investigación entrenado. También se realizaron entrevistas semiestructuradas con enfermeros de la unidad y los médicos. Se compararon las respuestas entre la unidad de los médicos y las enfermeras gestoras y las respuestas de las enfermeras y el análisis de concordancia.

Se entrevistó a un total de 49 participantes de 4 unidades de cuidados intensivos y 4 unidades médico-quirúrgicas. Los directores de enfermería encontraron la guía de seguridad del paciente útil y completa. Hubo una mayor concordancia entre los gerentes de enfermería y enfermeras de la unidad que con los médicos.

Los hallazgos sugieren que la guía para seguridad del paciente es amplia y puede ser mejor utilizada para estimular las discusiones entre las partes interesadas para abordar las cuestiones clave.

Por tanto, se concluye que las guías de seguridad del paciente para evaluar opiniones de varios grupos de interés podría permitir favorecer esfuerzos de prevención de infecciones urinarias asociadas a catéter.

¿Es importante el uso de guantes estériles para la seguridad de la cirugía menor ambulatoria?

303-41Guantes no estériles no son diferentes de guantes estériles cuando se trata de las tasas de infección del sitio quirúrgico en procedimientos quirúrgicos ambulatorios, según un estudio en JAMA Dermatología.
 
Los investigadores realizaron una revisión y análisis de ensayos clínicos aleatorizados y estudios comparativos con la información sistémica en comparación con los guantes estériles y no estériles en procedimientos quirúrgicos ambulatorios. Se encontraron 13 estudios que abarcan 11.071 pacientes que se sometieron a procedimientos ambulatorios con guantes estériles o no estériles y tenían un seguimiento con respecto a infección de sitio quirúrgico.
 
De esos 11.071 pacientes, 228 tuvieron una infección de sitio quirúrgico, 107 de ellos estaban en el grupo de guantes no estériles, y 121 estaban en el grupo de guantes estériles.
 
"No se encontraron diferencias en la tasa de infección de sitio quirúrgico postoperatoria entre los procedimientos quirúrgicos ambulatorios realizados con guantes estériles y no estériles", concluyeron los autores. "Teniendo en cuenta la diferencia de coste entre estos guantes y la multitud de procedimientos quirúrgicos ambulatorios realizados en todo el mundo, estos resultados podrían tener un efecto significativo sobre las normas y las implicaciones para la práctica actual."
 

Mejorar la seguridad de los pacientes hospitalizados muchos progresos, pero aún quedan muchos retos

la-seguridad-del-paciente-2-728Es incuestionable la necesidad de seguir mejorando la seguridad de la atención médica. A pesar de que la evidencia demuestra que la seguridad de los pacientes ha mejorado en las últimas décadas, sigue siendo importante reducir las tasas de eventos adversos y de daños a los pacientes en los hospitales.

En los últimos años los hospitales han realizado importantes progresos en la reducción de daños.El Sistema de Control de Seguridad del Paciente de Medicare (MPSMS) proporciona la única fuente de estimaciones a nivel de Estados Unidos fidedignas sobre una amplia gama de efectos adversos en los pacientes.

El MPSMS utiliza un protocolo estructurado para revisar los registros médicos para detectar indicios qué eventos adversos asociados con los daños se han producido a los pacientes durante su hospitalización. El sistema incluye 21 tipos diferentes de daños, incluidos los eventos adversos de los medicamentos, caídas, úlceras por presión, y una variedad de infecciones adquiridas en el hospital, tales como infecciones del torrente centrales asociadas a la línea de sangre e infecciones del tracto urinario asociadas a catéter (ITUAC).

El análisis de los datos de los MPSMS mostró que desde 2005 hasta 2011 la tasa de eventos adversos se redujo en aproximadamente el 8% y el 5% por año para los pacientes hospitalizados por infarto agudo de miocardio y la insuficiencia cardíaca congestiva, respectivamente, pero no cambió significativamente en los pacientes con neumonía o aquellos que habían sido hospitalizados por cirugía mayor. Además, este análisis fue de los primeros en demostrar una mejora sistemática en todo el país en las condiciones de seguridad. Sin embargo, el análisis mostró un panorama mixto, con la mejora de la seguridad para algunos pacientes pero no a otros, y se limitó a los beneficiarios de Medicare.

Continuar leyendo

Errores médicos: tercera causa de muerte en los Estados Unidos

causasdemuerteEEUULa lista anual de las causas más comunes de muerte en los Estados Unidos, según los Centros para  Control y Prevención de Enfermedades (CDC), ofrece una orientación para las prioridades nacionales de investigación cada año.

Esta lista se elabora a partir de los certificados de defunción cumplimentados por los médicos,los directores de las funerarias y los forenses. Sin embargo, contienen una limitación importante y es que se realizan en base a una Clasificación Internacional de Enfermedades, por lo que las causas de muerte que no están asociadas con un código, no se registran. Es el caso de los múltiples factores relacionados con la seguridad del paciente que pueden estar directamente relacionados con la muerte, como la falta de comunicación, errores de diagnóstico, falta de criterio...

El error médico se ha definido como un acto involuntario (ya sea por omisión o comisión) que impide alcanzar el resultado pretendido, el fracaso de una acción planeada para ser completado según lo previsto (un error de ejecución), el uso de un mal plan para lograr un objetivo (un error de planificación), o una desviación del proceso de atención que pueden o no causar daño al paciente. Los daños al paciente por error médico pueden ocurrir a nivel individual o del sistema. La taxonomía de errores se está expandiendo para categorizar mejor los factores prevenibles y sus efectos adversos.

Continuar leyendo

¿La cultura de seguridad del paciente refleja la seguridad real?

seguridaddelpacienteambitosUn nuevo estudio, realizado en hospitales de Estados Unidos, demostró que la percepción de los trabajadores de un hospital no representa siempre los resultados reales. Una costumbre extendida entre hospitales y clínicas es la utilización de encuestas entre el personal para medir la cultura de seguridad del paciente. Un estudio de investigadores de la  Universidad de Michigan y el sistema de Salud VA en Ann Arbor cuestiona si estos instrumentos miden efectivamente la eficacia de los hospitales al mantener seguros a los pacientes.

El estudio, publicado en BMJ: Quality & Safety, recopiló datos de cientos de hospitales y descubrió que las respuestas no se correspondían con lo eficaces que habían sido en evitar infecciones intrahospitalarias. Para reducir las infecciones los hospitales entregaron ayuda técnica como herramientas y capacitaciones al personal. Además fomentaron cambios de cultura de la seguridad, acompañado de inspecciones antes y después de implementar estos cambios.

En los hospitales que participaron del proyecto, menos de la mitad de los miembros del personal respondió la encuesta. Se cree que la extensión de la encuesta -42 preguntas por persona- puede ser un desincentivo para responderla. Las unidades de hospitalización que participaron en el estudio lograron reducir en 47% las tasas de infección urinaria y 23% en general, pero los cambios en la encuesta de seguridad del paciente fueron menores. En algunos casos, la puntuación de seguridad incluso empeoró, a pesar de haber mejorado los índices de infecciones.

Jennifer Meddings, autora principal del estudio, explicó que considerando que los resultados de las encuestas no se correspondían con los resultados reales de la reducción de infecciones, detectar y medir la cultura de seguridad podría ser más complicada de lo que se había considerado anteriormente.

Fuente: http://clustersalud.americaeconomia.com/

Factores que impulsan la participación del equipo en los controles de seguridad quirúrgicas

listasdeverificaciónEl uso de listas de control está ampliamente extendido con el objetivo de mejorar la seguridad de los pacientes. Si bien, a pesar de las ventajas generales de las listas de control y, en particular, de sus efectos en la reducción de las complicaciones postoperatorias, su uso no es sencillo y no siempre es bien aceptado entre los profesionales.

Hay una visión limitada de los problemas que impiden el uso correcto de las listas de verificación y la adecuada participación del equipo en su utilización. Por ello, el objetivo de este estudio prospectivo fue identificar y describir los factores que impulsan la participación del equipo en los controles de seguridad en cirugía. Para ello, se observaron 10 equipos quirúrgicos y se realizaron 33 entrevistas semiestructuradas con 70 participantes de enfermería, cirugía y anestesia durante los años 2014 y 2015.

El análisis de los datos obtenidos a partir de las notas de campo y entrevistas reveló el grado en el que participan los miembros del equipo quirúrgico en el uso de la lista de verificación de seguridad quirúrgica durante cada fase de la atención al paciente y concluye que la participación del equipo en los controles de seguridad depende de una convergencia de factores entrelazados, como los atributos del equipo, las estrategias de comunicación y los procesos de comprobación; e incide en la neccesidad de implementar nuevas acciones para aumentar la participación en los controles de seguridad.

Mientras que las listas de verificación son herramientas poderosas para estandarizar los procesos de trabajo, a menudo son vistos como una solución "simple" para hacer frente a la falta de comunicaciones entre el equipo. Además, que el uso de listas de control no se enseñe formalmente de una manera estructurada, hace aún más complicado su introducción en la práctica diaria.

La implementación de listas de comprobación en cirugía implica interacciones sociales complejas entre cirujanos, anestesistas y enfermeras con la expectativa de la cooperación, para lo cual se necesitan estrategias de implementación para mejorar los procesos de comunicación del equipo y evitar los problemas sistémicos tales como el flujo de trabajo.

Películas de animación para prevenir caídas de pacientes hospitalizados

caídasTras el diseño de una película de animación destinada a pacientes y cuidadores como herramienta educativa para la prevención durante estancias hospitalarias, este estudio evalúa su eficacia. Esta herramienta empezó a emplearse en agosto de 2013 y para evaluar su impacto se realizaron encuestas antes y después de la intervención.

La frecuencia de las caídas de los pacientes se redujo significativamente del 15,6 hasta el 8,6 por ciento entre los períodos previos y posteriores a la intervención. En los pacientes de 65 años de edad, la proporción de frecuencia disminuyó significativamente 19,0 a 7,6 por ciento. Sin embargo, no cambió en pacientes menores 65 años.

Por tanto, se concluye que la animación podría ser una herramienta educativa eficaz para la prevención de caídas de pacientes hospitalizados, incluso en pacientes de edad avanzada.

Con el fin de desarrollar una herramienta multimedia con impacto educativo óptimo, varios aspectos deben ser explorados, incluyendo la inclusión de un enfoque multidisciplinar, estudiar la variedad de historia y el diseño de personajes, tener en cuenta la cultura del hospital para mejorar el cumplimiento del personal y conseguir una mayor eficacia, así como el contenido de medios digitales interactivos para un bucle de enseñanza efectiva.

Artículo completo

Las segundas víctimas tras un evento adverso no suelen recibir educación sobre estrategias de superación

médico abatidoLos eventos adversos causan daños en los pacientes y la perturbación de los profesionales involucrados en el evento según un estudio realizado entre más de 1.000 médicos españoles y publicado por BMC Health Services Research.

Un total de 430 profesionales de la salud, un 39,6% de los participantes en el estudio, había informado a un paciente de un evento adversos. Las respuestas emocionales de las segundas víctimas fueron sentimientos de culpa, un 58,8%, ansiedad,49,6%, revivir el evento, un 42,2%, cansancio, en 39,4%, insomnio en un 38,0%, y sentimientos persistentes de inseguridad en un 32,8%. En los médicos, las respuestas más comunes fueron sentimientos de culpa, volver a vivir el evento y la ansiedad, mientras que las enfermeras mostraron una mayor solidaridad en términos de apoyo a la segunda víctima.

Los eventos adversos causan culpa, ansiedad y pérdida de confianza en los profesionales de la salud. La mayoría están involucrados en acontecimientos tales como segundas víctimas al menos una vez en sus carreras, pero rara vez reciben ningún tipo de formación o educación sobre las estrategias de supervivencia de este fenómeno.

El profesional está de acuerdo, como indican diversos estudios, en que a veces es la falta de organización y de formación lo que lleva a los médicos a errar y tener esos sentimientos de culpabilidad. En España, sólo el 20% de los centros tienen definido quién debe informar al paciente tras un evento adverso, y sólo el 18% de los profesionales reconoce haber recibido formación para informar correctamente a los mismos. Esto hace que el 40% de los pacientes atendidos en los hospitales y el 30% de los atendidos en Atención Primaria presenten una demanda después de que se le comunique algún evento adverso.


Página 1 de 3

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

 

amc banner_v4

Logo página principal xylazel

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.