Inicio / Noticias / Calidad, Seguridad y Gestión
Calidad, Seguridad y Gestión

Ante liberación intencionada de Bacillus antharacis, mejor el lavado de manos con agua y jabón que el uso de soluciones alcohólicas

anthrax page1_graphicEl Bacillus anthracis es el agente causal de la enfermedad denominada carbunco o ántrax. La transmisión de Bacillus anthracis suele ser de carácter ocupacional por contacto con pieles, lana, pelo o cadáveres de herbívoros. Sin embargo, en la actualidad B. anthracis es considerado uno de los agentes principales de bioterrorismo, debido a que B. anthracis es relativamente fácil de cultivar desde fuentes ambientales; las esporas son muy resistentes en condiciones ambientales adversas; la enfermedad adquirida por inhalación tiene una mortalidad elevada; y la gran mayoría de la población es susceptible a la enfermedad.
 
No obstante, la creación de un aerosol con esporas de B. anthracis infeccioso no es fácil, porque las partículas necesitan tener entre 1 y 5 µm de tamaño y es necesaria suficiente energía para dispersarlas. La dosis infectiva 50 (DI50) por inhalación se ha estimado en 10.000 esporas (ésta sería la dosis requerida para causar enfermedad en el 50% de los expuestos por inhalación).
 
En el año 1979 una liberación accidental de esporas de B. anthracis de un laboratorio de un complejo militar en la antigua Unión Soviética causó 64 muertes. Posteriormente, en septiembre de 2001, se produjeron varios envíos intencionados de cartas que contenían esporas de B. anthracis en EEUU, dirigidas a varias oficinas de medios de información y a dos senadores demócratas. Como resultado de estas exposiciones se infectaron un total de 22 personas, de las cuales cinco fallecieron. 
 
En nuestro país, hasta el momento de elaborar este documento, no se ha identificado ninguna liberación intencionada de esporas de B. anthracis, aunque en los últimos años se han activado diversas alertas por paquetes sospechosos de contener estas esporas.  Continua siendo plausible una liberación intencionada como actos de terrorismo o en situación de guerra, y por ello la Unión Europea recomienda que los países elaboren sus propios planes de respuesta ante esta amenaza.

Control de la infección 
 
En caso de producirse, las precauciones estándar proveen suficiente protección para los profesionales sanitarios que atiendan a pacientes con carbunco, sin que se requieran medidas adicionales de control de la infección. El carbunco pulmonar no se transmite persona a persona. En la enfermedad cutánea, puede producirse transmisión por contacto de piel no intacta con lesiones supurantes, por lo que se recomiendan precauciones de contacto si hay supuración. En este caso el lavado de manos con agua y jabón es preferible al uso de soluciones alcohólicas, puesto que el alcohol no tiene actividad esporicida.
 
Manejo post-mortem

Según el reglamento de la Policía Sanitaria Mortuoria (Decreto 2263/74), los cadáveres de personas fallecidas por carbunco pertenecen al grupo I. Por ello, se deberá informar a los servicios funerarios de que la persona en cuestión ha fallecido por una patología del grupo I, para que la adopten las medidas de protección que tengan establecidas. Además, para los cadáveres del grupo I no se concederá autorización sanitaria de entrada o salida del territorio nacional, transito por el mismo o exhumación. Asimismo, no se debe realizar examen post-mortem ni prácticas de tanatopraxia en casos sospechosos o confirmados de carbunco, puesto que se incrementa el riesgo de esporulación de los bacilos presentes en los fluidos corporales. Si fuera imprescindible realizar la autopsia, se deben tomar las precauciones establecidas parapacientes infectados con agentes biológicos del grupo 3, usando ropa protectora adecuada, guantes, mascarilla, etc. El instrumental debe ser esterilizado en autoclave. Los cadáveres deben ser incinerados. Está contraindicado embalsamar. En caso de que el cadáver tuviera un marcapasos, éste se debería retirar, limpiar con una solución de hipoclorito sódico (10.000 ppm), empaquetar y eliminar (no por incineración).
 
 

Guía de Práctica Segura: Manejo de Medicación de Alto Riesgo

headerLeftEl Observatorio para la Seguridad del Paciente de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía ha elaborado una guía para el manejo seguro de medicaciones de alto riesgo.

Los errores de medicación constituyen un problema de Salud Pública debido a sus consecuencias humanas, asistenciales y económicas. Se denominan "medicamentos de alto riesgo" a aquellos que cuando se utilizan incorrectamente presentan un riesgo elevado de causar daños graves o incluso mortales a los pacientes. Los errores asociados a estos medicamentos no implica que sean más frecuentes sino que en caso de producirse un error, las consecuencias para los pacientes suelen ser más graves.

Es por ello que los medicamentos de alto riesgo deben ser objetivo prioritario en los programas de seguridad clínica que se establezcan en los centros sanitarios. El Institute for Safe Medication Practices (ISMP) llevó a cabo en los años 1995 y 1996 un estudio en hospitales de EEUU para conocer los fármacos que eran más proclives a causar acontecimientos adversos y las conclusiones de este estudio fueron que estos medicamentos eran un número limitado, por lo que era posible y muy conveniente centrar en ellos las intervenciones de mejora.

Guía de Práctica Segura: Manejo de Medicación de Alto Riesgo

Un elevado número de profesionales sanitarios no quita correctamente sus guantes y la bata

guantesCon frecuencia los profesionales sanitario contaminan su piel al sacarse los guantes y su ropa al quitarse la bata, según indican los resultados de un estudio publicado en la edición del 12 de octubre de la revista JAMA Internal Medicine.

Esta investigación se desarrolló entre octubre de 2014 y marzo de 2015 entre sanitarios de cuatro hospitales del noroeste de Ohio, realizando simulaciones de extracción de equipo de protección personal contaminados y utilizando loción fluorescente y una cohorte de personal de atención de la salud en 1 centro médico que participó en una intervención cuasi experimental que incluía la formación teórica y práctica para sacar los equipos de protección personal con retroalimentación visual inmediata.

En total, los participantes en esta investigación se quitaron la bata y los guantes 435 veces, de las cuales la piel y la ropa fueron contaminadas el 46 por ciento de las veces.

El programa formativo teórico práctico redujo de forma significativa este porcentaje en el caso de los profesionale que participaron en la intervención cuasi experimenta descendiendo del 60 por ciento al 19 por ciento.

Uno de los aspectos más interesantes de los resultados de esta investigación, es que transcurridos entre uno y tres meses tras la formación, este porcentaje se mantuvo, demostrando la necesidad de adoptar medidas para reducir el riesgo de contaminación y el potencial de la formación en la consecución de ese objetivo.

Puede accederse al artículo completo a través de este enlace

PaSQ. Nueva fase de recogida de buenas prácticas

PasQ

PasQ 2

 

 

En el mes de agosto se firmó el contrato del periodo de extensión PaSQ (Red Europea de Seguridad del Paciente y Calidad Asistencial) hasta finales de marzo de 2016, entre la entidad coordinadora de PaSQ (Haute Autorité de Santé: HAS) y la Agencia Europea (Consumers, Health, agricultura and food executive agency: CHAFEA).

Esto significa que ya hemos comenzado  las actividades PaSQ para este nuevo periodo. Entre  estas actividades, se encuentra el poner en marcha una nueva ronda de recogida de buenas prácticas desarrolladas en vuestras organizaciones/centros sanitarios.

La organización de esta tercera ronda de recogida de buenas prácticas será similar a las anteriores, siguiendo el siguiente calendario de recogida:

  • · Del 1 de septiembre al 30 de noviembre de 2015:  recogida de buenas prácticas en el marco de PaSQ <http://pasq.eu/Home.aspx>;
  • · Del 1 de diciembre de 2015 al 31 de enero del 2016: revisión de las prácticas remitidas (revisión externa)
  • · Del 1 de febrero al 1 de marzo de 2016: edición de las practicas seleccionadas
  • · Marzo de 2016: publicación en la Web PaSQ de las prácticas seleccionadas

Igual que en ocasiones anteriores, se pretende recoger tanto prácticas organizativas de gestión de calidad y seguridad del paciente implantadas a nivel meso o macro (WP6: estrategias o programas a nivel regional o nacional ) como prácticas seguras implantadas a nivel micro (WP4: programas o acciones a nivel de centro o unidad).

Como sabes, la red de PaSQ está poniendo de manifiesto el valor añadido de intercambiar información y experiencias para mejorar la seguridad del paciente y la calidad en los Estados Miembros de la Unión Europea. Con el envío de buenas prácticas tenemos la oportunidad de confirmar el potencial de nuestra capacidad de intercambio incrementando de manera cuantitativa y cualitativa las buenas prácticas disponibles en la base de datos de PaSQ <http://pasq.eu/Wiki/PatientSafetyandQualityofCareGoodPractices.aspx>;.

Hay que recordar que para que las prácticas sean aceptadas para su evaluación, deben de estar escritas en inglés Para remitir las prácticas hay que acceder a los cuestionarios on-line <http://pasq.eu/Wiki/PaSQQuestionnaires.aspx>; (Patient Safety Practices Exchange Survey - WP4 y Good Organisational Practices Exchange Survey - WP6-Par 3) . estos cuestionarios están abiertos  a quienes ya participaron en las anteriores fases. Los nuevos participantes necesitan registrarse e introducir un código de seguridad. Para ello te adjuntamos las instrucciones correspondientes.

Se adjuntan las versiones en español de los dos cuestionarios (WP4 y WP6), que igualmente pueden descargarse de la web de PaSQ. La cumplimentación previa de los cuestionarios antes de rellenarlos on-line facilita mucho la tarea.

Instructions to access PaSQ Questionnaire.pdf

WP4_PSP_Survey_Spanish.pdf

WP6_GOP_Survey_Spanish.pdf

Malas actitudes de profesionales sanitarios ponen en riesgo la seguridad del paciente

captura-de-pantalla-2012-05-18-a-las-10-45-13El comportamiento y la actitud de uno de los miembros de un equipo sanitario puede influir en el rendimiento del resto del equipo y, en consecuencia, poner en peligro la seguridad de los pacientes, según un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics.

La investigación que dio lugar a esta conclusión se realizó entre profesionales de áreas de cuidados intensivos neonatales que participaron en una simulación de entrenamiento en la que estaban supervisados por un experto. Para la realización del ejercicio, algunos equipos se colocaron en un grupo supervisado por un experto con mala actitud, mientras que los otros equipos se colocaron en un grupo de control con un experto que utilizó comentarios neutros. Los resultados fueron los siguientes:

1. Las puntuaciones de rendimiento de diagnóstico y de procedimiento compuestos fueron menores para los miembros de los equipos expuestos a la mala educación que a los miembros de los equipos de control en los que el supervisor hizo comentarios neutrales.

2. La falta de respeto era la fuente de casi el 12 por ciento de la variación de rendimiento diagnóstico y procesal.

3. Los equipos que fueron expuestos al experto "grosero" eran menos propensos a compartir información y pedir ayuda que los del grupo de control.

El profesor de la Universidad de Tel Aviv y co-autor del estudio, Peter Bamberger, PhD, asegura que el comportamiento grosero reduce los "recursos cognitivos" a disposición de los proveedores, que pueden "poner a los pacientes en riesgo porque los que cuidan a (pacientes) simplemente no son capaces de tomar decisiones o proceso de información como deberían."

Fuente: http://www.beckershospitalreview.com/

Artículo completo

¿Tienen los hospitales rurales más dificultades para implementar prácticas seguras?

LF2012-t-leapfrog-logo 1Según un informe emitido por The Leapfrog Group, organización americana que cataloga los hospitales en cinco niveles según la seguridad que ofrece cada centro a los pacientes, los hospitales rurales podrían tener mayores dificultades para implementar ocho prácticas para la mejora de la seguridad de los pacientes.

El 70 por ciento de los hospitales urbanos demostró ser capaz de implementar todas esas medidas, circunstancia que solo ocurrió en el 45 por ciento de los hospitales rurales. Las ocho prácticas seguras  a las que se refiere el informe son:

  1. Existencia de un liderazgo efectivo para evitar errores;
  2. Ofrecer capacitación para mejorar la seguridad;
  3. Que el personal trabaje en estrecha colaboración para evitar errores;
  4. Seguimiento y reducción de los riesgos a los pacientes;
  5. Asegurarse de que hay suficientes enfermeras cualificadas;
  6. Comunicación información médica correcta;
  7. Correcta higiene de manos;
  8. Adopción de medidas para evitar problemas con la ventilación.

Acceso al informe completo

Solo la mitad de los trabajadores se quita los trajes de protección individual adecuadamente

EPISacar correctamente un equipo de protección individual es una acción crucial para la protección de los trabajadores. Sin embargo, este asunto no está exento de controversia en cuanto a si esta práctica está bien descrita. 

Tras la realización de una evaluación sistemática realizada conjuntamente por el Hospital William S. Middleton y la Sección de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Medicina de la Universidad de Wisconsin, se ha detectado que, en condiciones normales, solo la mitad de los trabajadores se saca correctamente el traje de protección individual y un porcentaje también pequeño lo hace en un orden correcto.

Consulta todos los detalles de este análisis en el artículo publicado en American Journal of Infection Control.

La evaluación de la tecnología sanitaria en el ámbito de la Medicina Preventiva y la Salud Pública

Tecnología SanitariaLa Tecnología Sanitaria se define como el conjunto de medicamentos, dispositivos y procedimientos médicos o quirúrgicos usados en la atención sanitaria, incluyendo a sus sistemas organizativos y de soporte. Un ejemplo de tecnologías sanitarias son las vacunas.

La Evaluación de Tecnologías Sanitarias (ETeS)tiene como objetivo favorecer la utilización adecuada de las tecnologías sanitarias, tanto nuevas como instauradas, en términos de seguridad, eficacia, efectividad, eficiencia y equidad, facilitando a los responsables de la toma de decisiones los instrumentos necesarios para ello. Un ejemplo de evaluación es el informe de la Agencia de ETeS de Andalucía sobre la "Vacuna para la prevención de herpes zoster y neuralgia postherpética en adultos".

En el XVIII Congreso Nacional y VII Internacional de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), celebrado hace solo unas semanas, el Dr Antonio Sarriá (Médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública; Director de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto Carlos III de Madrid) y Ángel Cequier (Director Clínico del Área de Enfermedades del Corazón. Hospital Universitario de Bellvitge, Barcelona) ofrecieron una visión técnica y clínica sobre esta disciplicina científica, vinculada metodológicamente al nivel de competencias adquiridas con el programa formativo de la Especialidad de Medicina Preventiva y Salud Pública.

Dra. Olga Monteagudo Piqueras.

PhD.Médico Especialista en Medicina Preventiva y en Salud Pública. Tc.R. Calidad Asistencial. S.G. Planificación, Calidad e Investigación. D.G. Planificación Sociosanitaria, Farmacia y Atención al Ciudadano. Consejería de Sanidad y Política Social-Región de Murcia

La transparencia como herramienta fundamental para garantizar la seguridad del paciente

HerramientasSegPacHerramientasSegPacUn informe realizado por el Instituto de Pacientes Leape Lucian advierte de que se ha olvidado la transparencia como una herramienta fundamental para garantizar la seguridad del paciente. Sus autores, Bob Wachter, MD , Gary Kaplan, MD, Tejal Gandhi, MD , y Lucian Leape, MD, afirman que "la transparencia ha sido pasada por alto sobre todo como una herramienta eficaz en la seguridad del paciente."

  • Destacan al menos 7 medidas que debería implementarse para ser más transparentes:
  • Crear una cultura organizacional apoyar la transparencia en todos los niveles.
  • Revise los datos de ejecución completo con frecuencia.
  • Proporcionar a los pacientes y familiares con la información en una forma útil para ellos, incluido el acceso a sus registros médicos.
  • Incluya pacientes en transferencias entre los clínicos y durante las rondas de noche de cambio de turno.
  • Proporcionar a los pacientes y familiares con información completa acerca de un daño resultante de tratamiento, incluyendo una disculpa y una resolución justa.
  • Dar apoyo organizado para pacientes, familiares y personal involucrado en un incidente de seguridad.
  • Compartir lecciones con e implementar las mejores prácticas de organizaciones similares.

Artículo completo

Proyecto Piloto Multicéntrico Estrategia Multifactorial "Flebitis Zero" - Resumen

 

sistemacirculatorio





El uso de dispositivos invasivos en el ámbito asistencial para farmacoterapia intravenosa mediante un catéter venoso periférico (CVP), se sitúa en torno al 66% de los pacientes que ingresan en un centro sanitario.  Existen datos muy variables de tasas de flebitis que oscilan entre 2,3 y 60%.  La Intravenous Nursing Society (INS) habla de una prevalencia de flebitis “estándar” en torno al 5%; estudios recientes la sitúan en el 7%.

En España carecemos de información homogénea y comparable respecto a los CVP: tipos y usos, eventos adversos relacionados con los mismos y en particular, carecemos de datos respecto a flebitis.

Existe nueva evidencia científica que debemos incorporar a la práctica asistencial en nuestro país: desde el año 2012 el recambio de los CVP debería realizarse según indicación clínica y no de forma sistemática.

Para saber si debemos mejorar la práctica asistencial respecto al CVP y si fuera así, cuánto debemos hacerlo, es imprescindible conocer de qué tasa de flebitis partimos, para posteriormente establecer los mejores criterios asistenciales y proponer un estándar a alcanzar a nivel nacional.

Tras una revisión bibliográfica exhaustiva y con las evidencias actuales disponibles, se diseña un Proyecto de Seguridad de Pacientes que pretende tener alcance nacional de Buenas Prácticas en relación al cateterismo venoso periférico.

Este Proyecto, al igual que Infección Quirurgica Zero, se inicia, impulsa y coordina por el Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario Central de Asturias y avalado por la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene en las líneas de trabajo desarrolladas en los últimos años de establecer programas que nos lleven de la vigilancia a la intervención en las medidas de prevención y control de la infección relacionada con la asistencia sanitaria.

Los principales objetivos que se quieren alcanzar a través de Flebitis Zero son:

-       Evitar la utilización de catéteres innecesarios.

-       No sustituir el CVP de forma sistemática, sino por indicación clínica o en caso de flebitis.

-       Conocer la incidencia de flebitis  y de Bacteriemia relacionada con catéter periférico en España.

-       Reducir la flebitis en España a los valores estándar establecidos por los organismos internacionales.

-       Homogeneizar la práctica asistencial y adaptarla a la mejor evidencia disponible.

-       Establecer una herramienta de ayuda para la elección del mejor catéter para cada paciente según el tipo de terapia.

-       Utilizar una escala común para la medición de flebitis.

-       Establecer y validar algoritmos para determinar la causa de la flebitis.

-       Determinar los factores relacionados con la inserción, el acceso y los cuidados en el mantenimiento del catéter, que contribuyen a la generación de flebitis: Flebitis y tipo de práctica.

La metodología de este proyecto sigue el modelo de Proyectos de Seguridad de Pacientes ya implantados y evaluados: Bacteriemia Zero, Neumonía Zero y de otros de más reciente implantación: Resistencia Zero, Infección Quirúrgica Zero.

Todos ellos son estrategias multifactoriales: contemplan un ‘bundle’ o paquete de medidas que aplicadas de forma conjunta permitirán alcanzar los objetivos planteados.

El paquete de medidas a instaurar en el Proyecto Flebitis Zero es el siguiente:

FBZ1

El Proyecto se desarrolla en dos fases: una de pilotaje que acaba de concluir, en la que han participado 25 hospitales y en la que se han monitorizado más de 3000 catéteres venosos periféricos desde su inserción hasta su retirada.  Los resultados de esta fase se analizarán durante el mes de Junio por los hospitales coordinadores y serán presentados en el próximo Congreso de la Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública.

El Proyecto dispone de una herramienta informática on-line para facilitar el registro y análisis de los catéteres incluidos, además de un módulo de costes que permitirá optimizar los costes asociados a este proceso.

Durante la fase piloto, se han recogido datos sobre incidencia de flebitis en condiciones basales, sin intervención alguna.  Esta etapa pretende obtener información sobre el cateterismo venosos periférico en nuestro país (representado por los hospitales participantes en el estudio piloto).

La recogida de datos se ha realizado según los criterios de inclusión del proyecto en las unidades seleccionadas durante 15 días consecutivos en el mes de Abril 2015 y se han introducido en la aplicación hasta el día 20 de Mayo.  En este momento nos encontramos en plena fase de análisis de la información que está arrojando resultados que serán de mucho interés para la mejora de la práctica asistencial.

Las principales MEDIDAS DE IMPACTO que esperamos de esta participación son:

-       Tasa de flebitis ‘real’ sin intervención. Estudio PILOTO

-       Tasas pre y post intervención

-       Asociación de flebitis con tipo de práctica (informes cruzados con Indicadores directos simples y combinados)

-       Obtención de bases de datos (BBDD) que se puedan manejar de forma directa por cada hospital, si lo desean (la información completa pertenece a cada hospital a lo largo de todo el proyecto).

Las siguientes fases del Proyecto contemplan la aplicación del bundle de intervención y la medición del impacto de estas medidas den el mes de Octubre 2015, para posteriormente abrir el Proyecto a la participación de todos los hospitales interesados en el mismo: han sido otros muchos hospitales los que ya han manifestado interés en participar y esperamos poder dar respuesta a estas solicitudes en los próximos meses. 

FBZ2

 




















De forma gráfica la siguiente figura recoge las fases del proyecto y el cronograma previsto para los próximos meses:

fbz3

 


Página 3 de 4

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

 

amc banner_v4

Logo página principal xylazel

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.