Inicio / Noticias / Vacunas
Vacunas

Efectividad de la vacunación contra la tos ferina y la duración de la inmunidad

TosFerinaUn resurgimiento de casos de tos ferina entre personas vacunadas y no vacunadas plantea preguntas acerca de la eficacia de la vacuna en el tiempo. El objetivo de esta investigación, publicada en la revista Medical Knowledge That Matters, fue estudiar la eficacia de la vacuna contra la tos ferina y caracterizar el efecto de la disminución de la inmunidad.

Se utilizó el diseño de la prueba negativo, un estudio de casos y controles anidados con los individuos con resultado negativo como controles. Se construyeron modelos de regresión logística multivariable para estimar los odds ratios (OR). Efectividad de la vacuna se calculó como (1 - O) x 100. Se evaluó disminución de la inmunidad mediante el cálculo de las probabilidades de desarrollar la tos ferina por año desde la última vacunación y se evaluó la eficacia relativa de imprimación con acelular contra la vacuna de células enteras.

Entre el 7 de diciembre de 2009 y el 31 de marzo de 2013, los datos de 5867 individuos (486 casos de prueba positivos y 5381 controles con resultado negativo) estaban disponibles para el análisis. Efectividad de la vacuna ajustado fue de 80% (95% intervalo de confianza [IC] del 71% al 86%) a 15-364 días, 84% (IC del 95%: 77% a 89%) en 1-3 años, el 62% (95% CI 42% a 75%) a 4-7 años y 41% (IC del 95% 0% a 66%) en 8 o más años desde la última vacunación. Se observó disminución de la inmunidad con la vacuna acelular, con una infección OR ajustada para la tos ferina de 1,27 (IC del 95% 1,20 a 1,34) por año desde la última vacunación. La vacuna acelular, en comparación con células enteras, se asoció con un aumento de las probabilidades de padecer tos ferina (OR ajustada 2,15, IC del 95%: 1,30 a la 3,57).

Se observó una alta efectividad al principio de la vacunación contra la tos ferina que se redujo rápidamente a medida que transcurría el tiempo y lleegaba a los 4 años de la vacunación, en particular con vacuna acelular. 

Diseño y validación de un cuestionario sobre vacunación en estudiantes de Ciencias de la Salud

RevistaEspañolaSaludPúblicaLas tasas de vacunación en estudiantes de Ciencias de la Salud que realizan prácticas en los contextos hospitalarios son bajas, al igual que en el colectivo sanitario en general, y es necesario explorar sus causas. El objetivo principal fue diseñar y validar un cuestionario para conocer las actitudes y las conductas de los estudiantes de medicina y enfermería sobre la vacunación de enfermedades inmunoprevenibles.

La muestra se compuso de 646 alumnos/as de medicina y enfermería de la Universidad de Oviedo, Asturias. El muestreo fue de tipo incidental. Tras un proceso de validación de contenido, se diseñó un cuestionario con 24 ítems que englobaba actitudes y conductas/intenciones de conductas. Se realizaron análisis de fiabilidad (alfa ordinal) y validez interna (análisis factorial exploratorio mediante el método de análisis paralelo), además de ANOVAS y un modelo mediacional.

El análisis factorial exploratorio arrojó una solución de 2 factores que explicó el 48,8% de la varianza total. El alfa ordinal para la puntuación total fue 0,92. Hubo diferencias según el curso en las dimensiones de actitudes (F5,447=3,728;p<0,003) y de conocimientos (F5,448=65,59;p<0,001) pero no en las conductas/intenciones de conductas (F5,461=1,680;p<0,138). Las actitudes fueron una variable moduladora entre los conocimientos y las conductas/intenciones de conductas (B efecto indirecto=0,15; SE=0,3; IC95% :0,09-0,19).

Esta investigación, publicada en la Revista Española de Salud Pública, dispone de un cuestionario con suficiente fiabilidad y validez interna. Las puntuaciones en actitudes y conocimientos son mayores según el curso. Las actitudes actúan como variable moduladora entre los conocimientos y las conductas/intenciones de conductas.

Fuente:  Diseños y validación de un cuestionario sobre vacunación en estudiantes de Ciencias de la Salud, Rev Esp Salud Pública. 2016; Vol. 90; 7 de noviembre e1-e10.

La administración de la vacuna contra la gripe A durante el embarazo es segura

gripea¿La vacunación contra la gripe A (H1N1)durante el embarazo incrementa el riesgo de morbilidad durante la infancia?

Para dar respuesta a esta cuestión se realizó un estudio de cohortes que comprende todos los niños nacidos vivos en Dinamarca a partir de la vacunación durante el embarazo contra la gripe A (H1N1)entre el 2 de noviembre de 2009 y el 31 de marzo de 2010.

La edad media de los niños participantes en la investigación al final del seguimiento fue de 4,6 años. En la cohorte, las madres de 55 048 niños fueron vacunados, 349 madres fueron vacunadas en el primer trimestre y 5962 madres fueron vacunadas en el segundo o tercer trimestre. Los niños expuestos a la vacuna de la gripe A en el primer trimestre no fueron más propensos a ser hospitalizados en la primera infancia que los niños no expuestos. Del mismo modo, los niños expuestos en el segundo o tercer trimestre no fueron más propensos a ser hospitalizados en la primera infancia que los niños no expuestos (las tasas de hospitalización por cada 1000 personas-año, 203,6 para expuestos vs 219,3 para no expuestos; IC del 95%, 0,87 -0.99). Este 7% menos de riesgo fue principalmente el resultado de un menor riesgo de hospitalizaciones relacionadas con enfermedades infecciosas.

Este es el estudio más completo hasta la fecha sobre los posibles efectos adversos que se manifiestan después del período perinatal. No se detectó un mayor riesgo de morbilidad en la primera infancia. Estos resultados, publicados en la revista JAMA Pediatrics, apoyan el perfil de seguridad de la vacuna de la gripe A (H1N1) que se utiliza en el embarazo.

Asociación entre la gripe y la vacunación antigripal durante el embarazo y el riesgo de trastorno de espectro autista

virus de la gripe¿La vacunación antigripal y la infección por gripe durante el embarazo incrementa el riesgo de trastorno de espectro autista? El objetivo de la investigación que se presenta a continuación, y que ha sido publicado en Jama Pediatrics tenía como objetivo estudiar la relación entre la vacunación antigripal durante el embarazo y los trastornos de espectro autista.

Este estudio de cohortes incluyó 196 929 niños nacidos en California entre el 1enero del 2000 hasta el 31 de diciembre de 2010, y con una edad gestarional de al menos 24 semanas. Dentro de esta cohorte de 196 929 niños, la gripe fue diagnosticada en 1400 (0,7%) madres y 45 231 (23%) recibieron la vacuna contra la gripe durante el embarazo. La media de edad de las mujeres vacunadas y no vacunadas fue de 31,6 y 30,4 años, respectivamente. Un total de 3101 (1,6%) niños fueron diagnosticados con trastorno de espectro autista. Después de ajustar por covariables, se encontró que la infección por gripe materna (razón de riesgo ajustada, 1,04; IC del 95%, 0,68-1,58) o la vacunación antigripal (razón de riesgo ajustada, 1,10; IC del 95%, 1,00-1,21) en cualquier momento durante el embarazo no se asoció con un mayor riesgo trastorno de espectro autista. En los análisis trimestre específicos, la vacunación antigripal en el primer trimestre fue el único período asociado con un mayor riesgo de trastorno de espectro autista (razón de riesgo ajustada, 1,20; IC del 95%, 1,04-1,39). Sin embargo, esta asociación podría ser debido al azar ( P = 0,1) si Bonferroni corregido para la multiplicidad de hipótesis analizadas (n = 8). Vacunación contra la gripe materna en el segundo o tercer trimestre no se asoció con un mayor riesgo de enfermedad de trastorno de espectro autista.

Por tanto, la investigación concluye que no existe relación entre la infección por gripe materna durante cualquier momento durante embarazo y mayor riesgo de trastorno de espectro autista. Durante el estudio hubo una sugerencia de un mayor riesgo de ASD entre los niños cuyas madres recibieron la vacuna contra la gripe en su primer trimestre, pero la asociación no fue estadísticamente significativa después de ajustar por múltiples comparaciones, lo que indica que el hallazgo podría deberse al azar.

Estos resultados no dan lugar a cambios en la política o la práctica de la vacuna, pero sí sugieren la necesidad de estudios adicionales sobre la vacunación contra la gripe materna y el autismo.

Eficacia de la vacuna estacional de la gripe

vacunagripeLa eficacia de la vacuna contra la gripe estacional depende del nivel de correspondencia que se haya podido alcanzar entre la vacuna y las cepas del virus circulantes. En el mejor de los casos la efectividad observada oscila entre el 50 y el 60%, pero incluso cuando la correspondencia es baja se ha demostrado que la vacunación reduce el riesgo de gripe confirmada por laboratorio y de hospitalización y muerte relacionadas. El año pasado, la eficacia global ajustada de la vacuna contra los virus A y B fue del 47%.
 
Todas las vacunas para la prevención de la gripe estacional, trivalentes y tetravalentes, presentan los dos mismos antígenos del virus de la gripe A pero mientras que las vacunas trivalentes solo incluyen un antigeno del virus de la gripe B, las tetravalentes contienen dos antígenos de esta forma del virus, lo que en principio les confiere una cobertura más amplia. Por otro lado, y a pesar de que los estudios comparativos han informado de niveles de eficacia similares entre las vacunas inactivadas (que no contienen virus de la gripe vivos) y las vivas atenuadas (con una versión del virus vivo que ha sido debilitado en el laboratorio), el análisis de los datos de las últimas temporadas indican la presencia de tasas más altas de la enfermedad entre los niños (2-17 años) que recibieron la vacuna viva atenuada en comparación con los que recibieron vacunas inactivadas.
 
Los adultos de mayor edad (>65  años) pueden tener una menor respuesta de generación de anticuerpos que la población general y los niveles de anticuerpos alcanzados pueden no mantenerse estables y disminuir de manera más rápida. Para cubrir esta necesidad existen versiones de la vacuna, vacunas de dosis altas, que contiene hasta cuatro veces la cantidad de antígeno incluido en las vacunas de dosis estándar. Este tipo de vacunas parecen ser más eficientes que las de dosis estándar, por lo que refiere al nivel de respuesta antigénica y de prevención de la enfermedad, con tasas similares o menores de la hospitalización por enfermedades relacionadas. Específicamente para este grupo de pacientes también se ha desarrollado una vacuna con adyuvante, el agente MF59 que aumenta el reclutamiento en el lugar de la inyección de células presentadoras de antígeno y la promoción de la captación de antígenos del virus. En un estudio aleatorizado los participantes que recibieron esta vacuna presentaron una mayor y significativa respuesta antigénica, pero no de grado suficiente como ara cumplir con los criterios predefinidos de superioridad. A nivel observacional el uso de la vacuna con adyuvante sí se relacionó con una menor propensión a sufrir la enfermedad o a ser hospitalizados por gripe o neumonía. Por el momento no existen estudios que hayan comparado de forma directa la eficiencia de la vacuna de dosis alta frente a la vacuna con adyuvante.
 
Por lo que refiere a efectos no deseados, la vacuna antigripal, al igual que la infección por el virus natural de la gripe, se ha asociado, en el caso de las vacunas atenuadas, con el síndrome de Guillain-Barré, pero con riesgo absoluto muy bajo y en general se considera que es una vacunación segura, con presencia infrecuente de reacciones adversas a excepción de dolor y sensibilidad en el sitio de la inyección. Por el contrario, un metaanálisis de 6 ensayos aleatorios encontró que la vacunación antigripal presentó asociación con un menor riesgo de eventos cardiovasculares adversos en pacientes con alto riesgo de enfermedad cardiovascular.
 
Un historial de reacción alérgica grave a cualquier vacuna contra la gripe constituye la principal contraindicación para la vacunación. Después de que a partir de casos reportados se hubiese planteado cierto temor a una posible contraindicación en pacientes con alergia al huevo, una revisión de datos de más de 40.000 de estos pacientes no encontró aparición de anafilaxia relacionada con la exposición a la vacuna antigripal inactivada trivalente, por lo que aunque sí se produjeron algunas reacciones leves, se considera al colectivo apto para la exposición incluso cuando la alergia al huevo es severa.
 

Los franceses, los más escépticos en cuanto a la seguridad de las vacunas

vaccine confidence_map_1280Los franceses son los que menos confianza tienen en la seguridad de las vacunas en comparación con los residentes de otros 66 países participantes en una investigación cuyas conclusiones han sido publicadas en Science.

Un equipo dirigido por el antropólogo Heidi Larson, de la London School of Higiene y Medicina Tropical, llevó a cabo lo que se afirma es  "la mayor encuesta sobre la confianza en la inmunización hasta la fecha", entrevistando a más de 65.000 personas. 

El 41% de los encuestados en Francia no estuvo de acuerdo con la afirmación de que las vacunas son seguras. En promedio, solo el 12 por ciento de los encuestados en otras naciones no estuvo de acuerdo con esta afirmación. Los investigadores no esperaban que en Francia la percepción sobre las vacunas fuera ta negativa como resultó ser. Este estudio se hizo en el marco del Proyecto Vacuna con Confianza, dirigido por una organización no lucrativa que monitorea las preocupaciones del público acerca de la vacunación. En el otro extremo de la escala, solo el 0,2% de los encuestados en Bangladesh tenía dudas sobre la seguridad de las vacunas.

Francia ha experimentado recientemente la ansiedad sobre las sospechas creadas sobre la posible relación entre la vacuna contra la hepatitis B y la esclerosis múltiple y, por separado, la vacuna contra el virus del papiloma humano y los efectos secundarios como la fatiga en las niñas. Francia, además, parece tener fuertes reservas acerca de una vacuna contra la gripe hecha rápidamente para combatir la pandemia de gripe H1N1 en el 2009.

En la encuesta, realizada entre septiembre y diciembre de 2015, también se preguntó si pensaban que las vacunas son eficaces, importantes para los niños, y cómo valoraban estos aspectos en relación a sus creencias religiosas. 

En Bosnia y Herzegovina fue donde se detectaron serias dudas acerca de la eficacia de las vacunas, con el 27,3 por ciento de los encuestados que expresaban un "sentimiento negativo."

En cuanto a las creencias religiosas, en Mongolia, donde alrededor de la mitad de la población es budista, con el resto alineado con otras religiones, el 50,5 por ciento de los encuestados dijo que las vacunas no eran compatibles con su religión; cifra aproximadamente tres veces mayor que el promedio global. Sin embargo, un análisis más profundo desvela que la política y el localismo tienen más influencia en estas actitudes que las creencias religiosas.

En los Estados Unidos, el 8,8 por ciento de los encuestados, duda de la importancia de las vacunas para los niños, el 13,5 por ciento no está convencido de que los niños estuvieran a salvo con la vacunación, y el  9.6 por ciento tienen dudas acerca de la eficacia de las vacunas.

Muchas de las preocupaciones a cerca de la seguridad de las vacunas persisten porque la gente está buscando constantemente causas que relacionen enfermedades como la esclerosis múltiple o el autismo con las vacunas.

Según el director de la investigación "las personas también están hartas de la didáctica que dice: Sólo debe vacunarse porque es bueno para usted."

Revisión de los prospectos de las vacunas antigripales para mujeres embarazadas y en periodo de lactancia

vacunaembarazogripeLa información proporcionada por la mayoría de los fabricantes de vacunas antigripales no reflejan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en relación con el uso de vacunas contra la gripe en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

La mayoría de las vacunas contienen avisos de precaución que podría desalentar el uso en mujeres embarazadas y en periodos de lactancia. Los reguladores y los fabricantes deben evaluar periódicamente el lenguaje de las secciones de embarazo y lactancia en la información del producto para vacunas e incluir información de los grupos de consulta nacionales de salud pública relacionadas con la vacunación antigripal de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia y los datos de los estudios pertinentes.

Existen estudios que determinan los factores que contribuyen a las bajas tasas de cobertura de vacunación en mujeres embarazadas, que establecen entre esos factores la falta de comprensión por parte de los profesionales sanitarios de los beneficios para la madre, el feto en desarrollo, y el bebé durante los primeros meses después del nacimiento. La evidencia resultante de tales estudios podrían ayudar a informar y optimizar las intervenciones educativas dirigidas a trabajadores de la salud y a la población en general para recomendar o vacunar contra la gripe a las mujeres embarazadas en el caso de los profesionales y a comprender las ventajas de la vacunación en el caso de la ciudadanía.

Por lo general, el formato y contenido de la información de producto de las vacunas se define por la ley. Los fabricantes proponen la información y esta se aprueba por la autoridad reguladora nacional pertinente. Suponiendo que la información producto no debe ser falsa o engañosa y no debe contener afirmaciones o usos para los que no existen suficientes pruebas implícitas; la actualización de información de productos para incluir estudios de seguridad y revisiones recientes deben ser considerados por los fabricantes y los reguladores. En ausencia de datos de seguridad para productos específicos, los fabricantes y las autoridades de salud pública deben generar datos adicionales de seguridad para el uso de estos productos por las mujeres embarazadas. Si bien en el caso de la vacuna antigripal no se cree que haya una necesidad de datos adicionales de seguridad sobre el uso de vacunas contra la gripe en mujeres durante el embarazo y en periodo de lactancia.

La OMS está trabajando con los reguladores y fabricantes para apoyar el uso basado en la evidencia de las vacunas antigripales durante el embarazo mediante la revisión de la redacción de información de productos para varias vacunas y está desarrollando un documento de orientación para ayudar a interpretar la información en las subsecciones de embarazo en los prospectos de las vacunas antigripales inactivadas. Dicha información complementaria puede ayudar a los proveedores de atención médica a entender los beneficios, así como los datos disponibles sobre la seguridad de las vacunas contra la gripe durante el embarazo y las madres en periodo de lactancia.

Revisión de los prospectos de las vacunas de la gripe para embarazadas y mujeres en periodo de lactancia

Eficacia de la vacuna del herpes zóster en adultos mayores de 70 años

vacunassalvanvidasEl herpes zoster o culebrilla, resulta de la reactivación del virus latente de la varicela-zóster y normalmente se manifiesta con exantema dermatómico dolorosa. La complicación más común de herpes zóster, la neuralgia postherpética, se manifiesta como dolor neuropático crónico que puede limitar en gran medida las actividades diarias.

La incidencia global del herpes zóster es de 2,0 a 4,6 casos por 1.000 personas-año, pero aumenta con la edad y 10,0 a 12,8 por 1.000 personas-año entre las personas de 80 años de edad o mayores. Del mismo modo, la incidencia de la neuralgia postherpética también aumenta con la edad.

¿Disminuye la incidencia de neuralgia postherpética con la vacunación contra el herpes zóster?

La terapia antiviral puede reducir la duración de la erupción del herpes zóster, pero no se ha demostrado que disminuya la incidencia de la neuralgia postherpética. La vacunación se presenta como la mejor opción para reducir la carga de morbilidad debida al herpes zóster y sus complicaciones en los adultos mayores. En la actualidad, una vacuna contra el herpes zoster vivo atenuado (Zostavax, Merck) está aprobada para su uso en adultos de 50 años de edad o más y se recomienda para los adultos de 60 años de edad o más. El herpes zóster y sus complicaciones, la neuralgia postherpética en especial, están asociadas a una elevada morbilidad entre los adultos mayores.

En una investigación en fase 3 publicada recientemente en The New England Journal of Medicine, se demuestra como dos dosis de vacuna contra el herpes zoster administrada con 2 meses de diferencia, ha tenido una eficacia del 89,8%, en comparación con el placebo, en la reducción del riesgo de herpes zóster entre los adultos de 70 años de edad o más. Una eficacia de la vacuna similar en la reducción del riesgo de la neuralgia postherpética se demostró en el análisis agrupado.

Los resultados de la prueba actual, que involucró a una población de adultos de 70 años de edad o mayores, son consistentes con los de un estudio paralelo que implica a adultos de 50 años de edad o más, en el que la vacuna contra el herpes zóster ha demostrado tener una eficacia del 97,9% para la prevención del herpes zóster en una población más pequeña de los adultos de 70 años de edad o mayores.

La puesta en común de datos de ambos estudios justifica y proporciona una evaluación más sólida de la eficacia de la vacuna contra el herpes zóster y permitió un análisis de la eficacia de la vacuna contra la neuralgia postherpética, un análisis que de otro modo no han sido factible dado el bajo riesgo de neuralgia postherpética entre los participantes en cada estudio individual.

La eficacia de la vacuna contra el herpes zóster en el análisis agrupado fue muy similar en los dos grupos de edad estudiados (91,3% entre los participantes de 70 a 79 años de edad y el 91,4% entre los participantes mayores de 80 años de edad), lo que indica que no hubo disminución en la eficacia con la edad.

Eficacia de la vacuna contra el herpes zóster con el tiempo

La eficacia de la vacuna contra el herpes zóster fue del 87,9% en el cuarto año después de la vacunación. Aunque la estimación puntual de la eficacia de la vacuna contra el herpes zóster fue mayor en el primer año después de la vacunación que en años posteriores, esta diferencia no fue significativa. Por lo tanto, no se pueden sacar conclusiones en cuanto a la magnitud de una posible disminución de la eficacia. Se requiere un seguimiento adicional para evaluar la persistencia de la protección inducida por la vacuna durante un período más largo.

Leer artículo completo: Eficacia de la vacuna contra el herpes zóster en adultos de 70 años o más

La percepción de la falta de necesidad es la principal razón por la que los padres no vacunan a sus hijos contra la gripe

descarga 21Apesar de que la gripe conduce a más hospitalizaciones y muertes entre los niños que cualquier otra enfermedad prevenible mediante la vacunación, los padres con frecuencia declinan vacunar a sus hijos contra la gripe porque no perciben la necesidad, de acuerdo con un nuevo estudio de casos y controles publicado en la edición de octubre de la revista American Journal of Infection control.

La investigación ha sido diseñada para arrojar luz sobre por qué no existe una mayor tasa de vacunación antigripal entre los niños. En este estudio ha participado 131 pacientes de entra 9 meses y 18 años, que fueron evaluadas para la gripe. Los padres completaron un cuestionario escrito preguntando por la historia anterior de la gripe en el paciente, la vacunación en otras instalaciones, las razones para no vacunar, y la intención de vacunar próximo año.

Las tres razones más comunes ofrecidas por los padres para no vacunar a sus hijos fueron (1) pensar que no era necesaria la vacunación contra la gripe, (2) el temor a posibles efectos secundarios, y (3) olvidarse. Las razones para no vacunar fueron similares entre los padres, independientemente de si sus niños dieron positivos o negativo a la gripe.

"La primera y más común de las razones podría abarcar una creencia de que el riesgo para contraer la gripe es baja en su familia, así como que la vacuna no ofrece mucha protección", explica el autor del estudio de Scott Field, MD, de la Universidad de la Escuela de Medicina de Alabama. Una razón que rara vez se discute en la bibliografía médica, 

En este estudio, las vacunas contra la gripe fueron aceptados con menos frecuencia que la vacuna de hepatitis A, a pesar del hecho de que la hepatitis A es una enfermedad de riesgo relativamente bajo en comparación con la gripe. El estudio también examinó el efecto de la vacunación sobre las fechas de nacimiento, tomando nota de que los padres de los niños cuyos cumpleaños fueron en otra época diferente a la temporada de vacunación favorable (1 de Agosto - 15 de diciembre) pueden olvidarse de volver al médico para que vacunen a sus hijos. 

Este es el primer estudio publicado fundada tanto en una historia completa de la enfermedad y un registro completo y detallado de la vacuna para cada uno de los pacientes que participaron, y también es el primer estudio en examinar el efecto de la fecha de nacimiento y la temporada de vacunación limitada en la utilización de la vacuna.

Según los CDC, más de 200.000 personas en los EE.UU. son hospitalizadas cada año por enfermedades respiratorias y enfermedades del corazón asociadas con infecciones de virus de la gripe estacional; la gripe se asocia con entre 3.000 y 49.000 muertes cada año. La vacunación contra la gripe puede reducir las enfermedad  y prevenir las hospitalizaciones relacionadas con la gripe.

Protección infantil contra la gripe A a través de inmunización materna

descarga 20Infecciones por virus de la gripe causan morbilidad y mortalidad significativas en todo el mundo. Las mujeres embarazadas y lactantes en el primer año de vida son poblaciones de alto riesgo, lo que contribuye a que se registren, aproximadamente 5 millones de casos de la influenza grave y más de 500,000 muertes anuales en todo el mundo.

Si bien la vacunación de la gripe durante el embarazo se ha recomendado en los Estados Unidos desde hace más de 60 años, y es apoyada por la Organización Mundial de la Salud, después de la pandemia de gripe H1N1 de 2009, la inmunización materna contra la gripe se convirtió en una prioridad global. La recomendación se basa principalmente en la necesidad de proteger a las mujeres embarazadas debido a las graves complicaciones de la gripe, sobre todo en el tercer trimestre de gestación.

Sin embargo, la gripe materna también plantea una amenaza significativa para el feto y el recién nacido, lo que resulta en un mayor riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer, además de un mayor riesgo del bebé de hospitalización y de padecer gripe con graves consecuencias durante los primeros años de vida.

Estas son algunas de las apreciaciones que se desarrollan en un artículo publicado en la revista JAMA Pedistrics. Protección infantil contra la gripe A a través de inmunización materna


Página 2 de 8

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

 

amc banner_v4

Logo página principal xylazel

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.