Inicio / Noticias
Ultimas Noticias

Manifiesto COVID-19: No paren la vacunación y pónganse de acuerdo en el control de la pandemia

Última actualización el Viernes 16 de Abril de 2021 Viernes 16 de Abril de 2021

Entre el 12 y el 16 de abril se está celebrando de forma telemática el II Congreso Nacional COVID-19, en el que han participado 80 sociedades científicas españolas que representan a más de 200.000 profesionales sanitarios. Con el objetivo de mejorar la gestión de la pandemia en nuestro país, las 80 sociedades científicas participantes en este encuentro desean trasladar a la opinión pública y a las autoridades sanitarias el siguiente

MANIFIESTO:

1. La vacunación, como prioridad. El primer y gran objetivo común de todas las administraciones españolas debería ser en este momento la vacunación, y esta  debe de hacerse de forma coordinada, atendiendo a la evidencia científica, y evitando decisiones precipitadas que despierten alarma y desconfianza entre los ciudadanos. La vacunación debe estar fuera del debate político. Por ello, nuestro primer y principal mensaje a las autoridades políticas es el siguiente: vacunen. Y a los ciudadanos este otro: vacúnense. La vacunación no debe suspenderse sin atender a criterios puramente científicos ni de forma impulsiva. No cultivemos el miedo.

2. Coherencia territorial. No solo es preciso que las administraciones coordinen sus políticas, también deben coordinar sus mensajes y plantear un frente común, sin voces disonantes. Eso evitará que se genere confusión y desconfianza en la población general, además servirá para trasmitir un mensaje de colaboración y cooperación entre todos como la mejor forma de ganar a la pandemia

3. Transparencia y responsabilidad. La sociedad pide transparencia. Y la transparencia supone contar a la sociedad las nuevas evidencias que se van obteniendo. Esas nuevas evidencias incorporan  matices a los mensajes. Esos matices son la propia esencia del conocimiento científico. Pero corresponde a los expertos, y no a los políticos, traducir estos matices en recomendaciones.

4. Sigamos aprendiendo. Es increíble lo que se ha aprendido y avanzado en un año. En la comunidad científica se ha propiciado además la difusión del conocimiento a través de nuevas tecnologías, lo que ha facilitado la actualización casi diaria del conocimiento acumulado. Pero es mucho lo que aún tenemos que aprender. Sobre el propio virus y también sobre las vacunas. Sobre la inmunidad frente a las variantes. Sobre su capacidad de detener la transmisión de la infección. Sobre la inmunidad cruzada en determinadas poblaciones. Sobre la continuidad de los síntomas y el llamado covid-persistente. Sobre la propia interrelación de la pandemia con la globalización.

5. Apostar por la investigación es dedicar recursos a la investigación. De esta pandemia hemos aprendido muchas cosas, pero la fundamental quizás sea la importancia estratégica de la investigación. Solo de la ciencia y la innovación podíamos esperar soluciones a esta situación y solo de la ciencia y la innovación han procedido. Pero por la investigación no se apuesta desde la retórica, sino con recursos. Apostar por la investigación es dedicar recursos a la investigación. Pedimos a las administraciones públicas un cambio radical de tendencia en la inversión pública por la I+D+i. Y pedimos a los ciudadanos que se lo exijan.

6. Salud Pública. Con frecuencia decimos que la salud es lo más importante, pero ni las administraciones ni los ciudadanos obramos muchas veces en consecuencia. De esta pandemia también hemos aprendido que hay que promover un concepto mucho más proactivo de la salud y que las crisis sanitarias mejor resueltas son las que se previenen, porque no hay sistema que pueda soportar niveles de presión asistencial como los vividos. 7. Gestión sanitaria. De la pandemia también se han sacado importantes conclusiones e innovaciones a nivel de gestión. Durante este tiempo se han inventado formas de atender a la población que hubieran sido impensables antes de la pandemia. Se ha propiciado la creación de nuevas modalidades asistenciales, sobre todo telemáticas, que sin duda marcan un camino por el que seguirá avanzándose en el futuro, y se debe profundizar en algunas como la atención domiciliaria hospitalaria. Asimismo, es preciso afrontar un debate sobre la atención socio-sanitaria a personas mayores.

8. Multidisciplinariedad. La pandemia COVID19 ha afectado a todas las profesiones sanitarias y es una enfermedad que afecta a múltiples órganos y sistemas del organismo, por lo que ha afectado también en mayor o menor medida a todas las especialidades. Eso ha propiciado un a cultura de flexibilidad y trabajo colaborativo que ha llegado para quedarse, y del que es buena muestra este Congreso, al que se han presentado más de un millar de trabajos científicos, la mayoría de ellos surgidos de equipos multidisciplinares.

9. Atención Primaria y Hospitalaria. La pandemia, en sus diferentes oleadas, también ha demostrado el papel clave que juegan todos los profesionales sanitarios en el sistema de salud y la necesidad de reforzarlas brindándole los recursos adecuados,  sobre todo humanos. Es necesario subsanar las deficiencias laborales crónicas del Sistema Nacional de Salud. Como en el caso de la ciencia, podemos decir que por la Sanidad se apuesta con inversión. Y particularmente con inversión en recursos humanos.

10. Recuperación total e integral del paciente. Es preciso brindar atención integral a los pacientes COVID19, prestándoles tanto asistencia hospitalaria como ambulatoria, actuando frente a las secuelas, físicas o psíquicas, que puedan derivarse y ayudando a los pacientes que han superado la fase aguda a una recuperación completa.

11. Mejorar la comunicación. En el contexto de la importancia de potenciar las políticas de Salud Pública, la comunicación juega un papel fundamental. La pandemia ha sido infodemia y nos ha mostrado con extraordinaria crudeza hasta qué punto es sensible y relevante la información que se ofrece a la población. En eso también tenemos mucho que aprender, los científicos y sanitarios, los primeros: con información comprensible, clara, oportuna, conveniente y rigurosa. Pero de poco servirá que lo hagamos si los mensajes públicos se utilizan como ariete político y no como herramienta de prevención, información y sensibilización social.

Fdo: 82 Sociedades Científicas participantes en el 2 Congreso Multidisciplinar COVID19 

COVID-19: No paren la vacunación y pónganse de acuerdo en el control de la pandemia

Firmar el Manifiesto

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene reclama la creación de la especialidad de Enfermería en la prevención y el control de infecciones

Viernes 12 de Marzo de 2021

Las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria siguen siendo un problema de gran magnitud para el sistema sanitario, con consecuencias graves para el paciente y para el sistema en general debido, en este último caso, al incremento de costes que conllevan. Y ello sucede, en un contexto en el que la asistencia sanitaria a los pacientes es cada vez más compleja por el incremento de edad, el aumento de comorbilidades, la creciente resistencia a los antibióticos, la aparición de enfermedades emergentes… que hacen que el control de la infección sea un pilar fundamental para la gestión de los centros sanitarios.

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) explica que “en los años 70, el Estudio SENIC (Study of the Efficacy of Nosocomial Infection Control), demostró que con un equipo activo dedicado a la vigilancia y al control de la infección se puede evitar globalmente alrededor de un 32 % de las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria.” Con datos objetivos, desde la vocalía de Enfermería de la SEMPSPH insisten en que “uno de los componentes clave en estos equipos es el personal de Enfermería, y que por ello debe de tener una formación específica para desarrollar sus competencias, en cuanto es uno de los garantes de la seguridad y la calidad de los cuidados que recibe el paciente, y que, además, tiene una visión integral de los cuidados que requiere el paciente.”  

El Centro Europeo para Prevención y Control de Enfermedades (ECDC en inglés), en el año 2013, publicaba el documento “Technical Document Core Competencies for infection control and hospital hygiene professionals in the European Union”, donde se reflejan las competencias de los profesionales en esta materia. En España, ese mismo año, se comenzó a trabajar las competencias de las Enfermeras de Prevención y Control de Infecciones (EPyCI), siguiendo las recomendaciones y legislación vigente, publicándose las conclusiones en el año 2014. Unos años más tarde, el BOE del 20 de enero de 2018, publicaba la Resolución Nº 20/2017 por la que se ordenan determinados aspectos del ejercicio profesional enfermero en el ámbito de la prevención y control de infecciones emitida por el Consejo General de los Colegios Oficiales de Enfermería de España. Y, según dicha resolución, el personal de Enfermería es fundamental en la instauración, seguimiento y evaluación de los programas de control de la infección, higiene hospitalaria, bioseguridad ambiental de centros sanitarios y asistenciales. Siendo el personal de Enfermería referente en la Comisión de Infecciones de los centros sanitarios.  

Por todo ello, la creación de la especialidad de Medicina Preventiva en Enfermería es una necesidad. Y ahora más que nunca. El personal de Enfermería que actualmente trabaja en los servicios de Medicina Preventiva explica que “la pandemia ha venido a demostrar el papel que realizamos, participando activamente en el diseño e implementación de los circuitos y protocolos que deben seguirse en los centros sanitarios ante la llegada de un paciente con síntomas sospechosos de COVID-19. Estamos en primera línea, estableciendo medidas organizativas y físicas para que los pacientes sean atendidos con la mayor agilidad posible, en espacios independientes y con las máximas garantías de seguridad tanto para ellos como para el resto de la población”.  

“A pesar de ello – insisten- en nuestro país no tenemos reconocida la especialidad, ni un itinerario de formación oficial específico, imprescindible para realizar nuestras competencias, formando parte del equipo multidisciplinar implicado en reducir las infecciones. Cada hospital pide un perfil diferente para ocupar este puesto y asignan competencias diferentes, lo que supone dificultades para realizar el trabajo del día a día. A esto se añade una gran rotación de personal, lo que hace difícil su eficacia. Es necesaria la unificación de competencias, ya que son lo suficientemente específicas e importantes como para que sean desarrolladas por personal especializado y formado.”

Medicina Preventiva y Medicina Familiar y Comunitaria solicitan que la vacunación frente a la COVID-19 se haga en Atención Primaria y en los servicios de Medicina Preventiva

Última actualización el Viernes 19 de Febrero de 2021 Viernes 19 de Febrero de 2021

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) consideran que la vacunación frente al SARS-CoV-2, tanto de los grupos de alto riesgo como del conjunto de la población debería realizarse en los servicios de Medicina Preventiva y en los equipos de Atención Primaria, en el marco de una estrategia colaborativa entre Atención Primaria y Hospitalaria. Ambas sociedades estiman que los "vacunódromos" no son necesarios puesto que tan solo es imprescindible dimensionar adecuadamente los servicios sanitarios y seguir protocolos específicos diseñados por Salud Pública.

Este posicionamiento de La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) y la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) viene motivado por el acuerdo de la Comisión de Salud Pública, en la que están representadas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, en el que se  propone continuar avanzado en la Estrategia de Vacunación contra la COVID-19 priorizando la vacunación en función de la edad al ser el principal factor de riesgo de enfermedad grave y mortalidad, y vacunando a menores de 60 años con condiciones de riesgo elevado de padecer enfermedad grave por SARS-Cov-2 y cuyos criterios se concretarán en la próximo reunión de la Ponencia de Vacunas. A este respecto, los especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública y en Medicina Familiar y Comunitaria solicitan a la citada Ponencia que se tenga en cuenta el Consenso de Vacunación en Grupos de Riesgo elaborado por la SEMPSPH. Se trata del documento más completo basado en la evidencia científica realizado hasta el momento.

Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene entienden que la vacunación de los grupos de alto riesgo debería realizarse desde los servicios de Medicina Preventiva en el marco de una estrategia de colaboración y coordinación con los servicios de Atención Primaria.

A su vez, en lo que refiere a Atención Primaria, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria señala que los dispositivos de Atención Primaria tienen la experiencia necesaria para ello en cuanto son, los responsables de la vacunación no COVID-19 en la población general en el resto de campañas, tomando como referencia la vacunación anual de la gripe.

Por tanto, se entiende que ahora, en aquellos centros hospitalarios donde los servicios de Medicina Preventiva cuentan con una adecuada dotación de recursos humanos y en los 13.000 equipos de Atención Primaria que existen en España, se debería articular la vacunación frente a la COVID-19 distinguiendo entre estos dos grupos poblacionales. Por una parte el grueso de los grupos de edad de la población general y, por otra parte, aquellos pacientes que se encuentran en situación de alto riesgo por tratarse de pacientes inmunodeprimidos.

A día de hoy, los servicios de Medicina Preventiva y Atención Primaria ya están colaborando en la resolución de dudas en la vacunación de pacientes y personal de residencias de mayores y centros de día que presentan alguna condición médica particular.

Desde la SEMPSPH y la semFYC se insiste en que se si se hace efectiva la colaboración entre Medicina de Familia en Atención Primaria y los servicios de Medicina Preventiva de los centros hospitalarios no es necesario externalizar la vacunación como ya anunciado alguna comunidad autónoma, ni el establecimiento de "vacunódromos" en lugares no destinados a la atención médica.

Consenso sobre la Priorización de Vacunación frente a SARS-CoV-2 en Adultos con Condiciones de Riesgo

Última actualización el Sábado 13 de Febrero de 2021 Sábado 06 de Febrero de 2021

 La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) ha elaborado el primer Consenso en español acerca de la “Priorización de Vacunación frente a SARS-CoV-2 en Adultos con Condiciones de Riesgo”. Se trata de un documento que en un contexto como el actual de dosis muy limitadas, tiene como objetivo ayudar a las autoridades públicas a tomar decisiones sobre cómo establecer órdenes preferentes en la vacunación, en función del riesgo de enfermedad grave o fallecimiento, que suponga sufrir la COVID-19 para una persona con alguna condición clínica o factor de riesgo previos.

Este Consenso establece la priorización como factor clave del éxito para la minimización del daño que está generando el SARS-CoV-2, y será útil para las fases venideras de la Estrategia de Vacunación en España, publicada por el Ministerio de Sanidad.

La aportación fundamental que se deriva del mismo es haber categorizado, de forma muy esquemática y sencilla, el riesgo que se deriva de sufrir la COVID-19 analizando más de 30 posibilidades clínicas u otros factores según la evidencia científica más actual disponible.

Para la realización de este Consenso se ha usado la común metodología de “Síntesis Rápida de la Evidencia” o “Living Systematic Review“, con más de 150 artículos publicados en revistas científicas (meta-análisis, ensayos clínicos, etc.). En ellos se evaluó, para cada una de las más de 30 condiciones clínicas u otros factores, la confianza de la asociación y la magnitud de la asociación; es decir, la expresión numérica de cuánto más de riesgo de enfermedad grave o fallecimiento tiene una persona, exclusivamente, por su enfermedad u otros factores, concluyéndose de esa manera el riesgo final: alto, moderado o bajo, por condición clínica.

Por último, y de cara a aumentar la solidez de estas recomendaciones, se determinó, mediante el sistema de evaluación de la calidad de la evidencia GRADE, la “fuerza de la recomendación” que consideran para cada condición clínica.

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene considera que cuando le corresponda la vacunación a las personas con condiciones de riesgo”, según se enumera en la estrategia ministerial, aquellas que tengan un riesgo mayor de enfermedad grave o fallecimiento, cuestión sintetizada en este nuevo documento de Consenso que se presenta, deberían ser vacunadas en primer lugar, al ser las más beneficiadas de ello, tal y como han demostrado en el documento.

Revista de la Sociedad. nº4 de 2020

Última actualización el Sábado 30 de Enero de 2021 Viernes 29 de Enero de 2021

Mientras se solucionan algunos problemas técnicos, a través de este enlace se puede acceder al último número de la Revista de la Sociedad.

revista volumen XXV

Formación online: "Actualización en vacunas frente al SARS-Cov2"

Última actualización el Viernes 29 de Enero de 2021 Martes 26 de Enero de 2021

Formación Vacunas COVID-19 13 1 page-0001

La Red de Vacunas de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) ha organizado una formación online sobre "Actualización en vacunas frente al SARS-CoV2".

Se ofrecerá el miércoles 3 de febrero de 18:00 a 20:00 horas a través de la plataforma ZOOM.

Durante este encuento virtual se presentará el Documento de Consenso de la SEMPSPH sobre la Vacunación frente al SARS-CoV2.


Programa

Inscripción 

Vacunación frente la Covid-19. Preguntas frecuentes

Última actualización el Lunes 28 de Diciembre de 2020 Lunes 28 de Diciembre de 2020

Vacuncación Covid

La pandemia de COVID-19 está causando enormes costes humanos y económicos tanto en España como a nivel mundial. Disponer de una o varias vacunas eficaces y seguras para su utilización en la población es fundamental para reducir el impacto de la pandemia y restablecer el normal funcionamiento de nuestra sociedad.

 

El objetivo de la estrategia de vacunación es disminuir la gravedad y la mortalidad de la COVID-19, protegiendo de forma prioritaria a aquellos grupos con mayor vulnerabilidad.

La reducción de la incidencia de la enfermedad disminuirá el impacto de la pandemia sobre el sistema asistencial y la economía.

Vacunación frente al Covid-19. Preguntas frecuentes.

Con motivo de la semana mundial de la concienciación sobre el uso de antibióticos, la SEMPSPH participa en el iniciativa "El autobús de los Supermicrobios"

Última actualización el Jueves 19 de Noviembre de 2020 Jueves 19 de Noviembre de 2020

descarga 1Los antimicrobianos son fármacos que previenen o tratan las infecciones. Están entre los recursos médicos más preciados que el mundo jamás ha conocido. Alarmantemente, muchos antiinfecciosos están perdiendo su eficacia debido a la resistencia antimicrobiana (AMR). La AMR puede afectar a cualquiera, sin importar su edad o el país en el que viva. En el mundo, la AMR causa 700.000 muertes cada año. Si los gobiernos, la industria y la sociedad no actúan, se espera que para 2050 la AMR cause 10 millones de muertes anuales – superando a la mortalidad actual del cáncer. Pfizer es un socio comprometido en la lucha contra la AMR. Desde nuestro trabajo pionero con la penicilina en los años cuarenta, tenemos una larga herencia de abordar los desafíos, siempre en evolución, de las enfermedades infecciosas, desarrollando vacunas y fármacos antiinfecciosos que mejoren las vidas de los pacientes en todo el mundo.

Actúa ahora. Stop Resistencias

Este año la respuesta a la pandemia nos ha enseñado que las medidas pequeñas pueden tener un gran impacto en la salud pública. Utilicemos esa lección para abordar la amenaza global de la AMR y para ayudar a salvar vidas hoy y en el futuro.

Sube al autobús de los Supermicrobios de Pfizer para aprender sobre la AMR y las medidas que cada uno de nosotros puede tomar para ayudar #StopResistencias. Para asegurar que el contenido que te proporcionamos es el más apropiado para ti, por favor, selecciona el botón correspondiente según seas o no profesional sanitario.

Con fel fin de concienciar sobre el impacto en la salud pública de las resistencias, la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene participa en la iniciativa "El autobús de los Supermicrobios de Pfizer", en la que también colaboran otras sociedades científicas. 

autobús de los Supermicrobios de Pfizer

autobús de los Supermicrobios de Pfizer

autobús de los Supermicrobios de Pfizer

autobús de los Supermicrobios de Pfizer

La SEMPSPH defiende el uso de las mascarillas quirúrgicas para evitar la propagación del SARS-COV2

Martes 10 de Noviembre de 2020

En las últimas semanas se ha puesto en duda la utilidad de las mascarillas quirúrgicas en cuanto a su capacidad de protección frente a la infección por SARS-CoV-2, sobre todo en ambientes cerrados, argumentando que estas recomendaciones se deben a falta de disponibilidad de FFP2 y no a criterios meramente científicos. Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) desconocemos los motivos de estas afirmaciones, ya que evitar la transmisión de microorganismos a los demás es el uso fundamental de las mascarillas quirúrgicas, siendo utilizadas con gran éxito en los hospitales para este fin desde hace mucho tiempo. Por ello, los especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública entiende que todas las afirmaciones que ponen en duda la utilidad de estas mascarillas son irresponsables, además de provocar confusión y desinformación entre la población.

Las mascarillas quirúrgicas han sido diseñadas, a diferencia del resto, precisamente para este propósito, y la experiencia sanitaria con ellas es extremadamente extensa. Como su nombre indica, el principal uso de las mascarillas quirúrgicas es en los quirófanos, áreas de referencia en lo que se refiere a la prevención y control de la infecciones, puesto que el paciente pierde una barrera fundamental de protección, la piel, dejando expuesto el interior de su cuerpo a la entrada con total libertad de cualquier microorganismo que se encuentre en el ambiente.

Las medidas para evitar las infecciones quirúrgicas son innumerables, ya que existen muchos puntos críticos en los que incidir. Uno de ellos es la transmisión de microorganismos por parte del personal implicado en la cirugía al paciente. En ella, la medida para que el personal sanitario que está trabajando no transmita cualquier tipo de microorganismo expulsado en su respiración al paciente es la mascarilla quirúrgica, tanto ahora como antes de la pandemia cuando no existía ningún tipo de problema de suministro.

Todo ello se debe a que las mascarillas quirúrgicas son las mejores para este fin. Si se usan en las áreas de mayor riesgo que puede existir como son los quirófanos, ¿por qué no van a ser de utilidad en situaciones de mucho menos riesgo como el de la vida cotidiana?

Aparte del quirófano, también es la que se utiliza cuando un sanitario tiene que entrar en la habitación de una persona inmunodeprimida, donde cualquier microorganismo, incluso los habituales que conviven con nosotros sin hacernos daño, pueden provocar una infección, a veces con consecuencias fatales para la evolución clínica del paciente.

La mascarilla FFP2 tiene gran utilidad en algunas intervenciones sanitarias en el ámbito clínico que aumentan el riesgo de transmisión. En cualquier caso, el debate científico se encuentra en el uso de este tipo de mascarilla para proteger a las personas en contacto con enfermos y nunca se ha puesto en duda que la mascarilla que deben de llevar los enfermos (lo sepan o aún desconozcan que tiene infección por SARS-CoV-2) son las mascarillas quirúrgicas.

Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene concluyen que existen diferentes tipos de mascarillas quirúrgicas que, aunque iguales a la vista, presentan diferentes niveles de filtración.

  • «
  •  Inicio 
  •  Anterior 
  •  1 
  • |
  •  2 
  • |
  •  3 
  • |
  •  4 
  • |
  •  5 
  • |
  •  6 
  • |
  •  7 
  • |
  •  8 
  • |
  •  9 
  • |
  •  10 
  •  Siguiente 
  •  Fin 
  • »

Página 1 de 24

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.