Inicio / Noticias
Ultimas Noticias

5 de mayo: Día Mundial de la Higiene de Manos

Viernes 01 de Mayo de 2020

0001 4Como cada año, el día 5 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), lanza una campaña para sensibilizar a los profesionales sanitarios sobre la importancia que tiene la higiene de manos en la prevención de infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria (IRAS).

En esta ocasión, ha declarado el 2020 como el "Año Internacional de las Enfermeras y de las matronas" en honor a la celebración del bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale. Pionera, junto con Ignaz F. Semmelweis, en el control y la prevención de las infecciones nosocomiales (1). Fue de las primeras en reconocer que un cuidador podía transmitir gérmenes a un paciente y causarle daño. Además utilizó el concepto de higiene y obtuvo resultados en salud (2). Semelveis, demostró que, con el simple gesto de limpiarse las manos, las matronas contribuyeron a disminuir la sepsis puerperal (3).

Por ello, el lema de este año incluye a ambos colectivos: "ENFERMERAS Y MATRONAS. ATENCION LIMPIA. ESTA EN TUS MANOS", aunque también hace un llamamiento al resto de los profesionales sanitarios, a los gestores de la sanidad y a los líderes sanitarios para empoderar a los profesionales de enfermería y matronas porque mediante la prevención y el control de las infecciones, mantienen a los pacientes a salvo (4).

La prevención de las Infecciones Relacionadas con la asistencia sanitaria constituye un reto para los profesionales de la salud en todo el mundo.

Las enfermeras por su acercamiento al paciente, deben de basar sus cuidados en el conocimiento de las vías de transmisión, para adoptar medidas preventivas, como la higiene de manos, la realización de procedimientos con técnica aséptica, el manejo de los dispositivos invasivos. Esto requiere conocimiento y entrenamiento. Esta capacitación busca modificar prácticas de atención de pacientes y actitudes en las actividades del trabajo (5-12).

La formación continuada es clave para que la aplicación de la estrategia de la OMS de los 5 momentos, consiga un efecto en la seguridad del paciente. Aunque es una acción sencilla, la falta de cumplimiento entre los profesionales sanitarios sigue constituyendo un problema a escala mundial (13).

Las enfermeras han participado de forma activa, en esta estrategia y se han adherido a todos los proyectos "Zero" que se han puesto en marcha en los hospitales de España (14-17). Todos ellos tienen en común, como primera medida recomendada, el cumplimiento de la Higiene de manos de todos los profesionales implicados.

En España, ya en el año 2008, el Ministerio de Sanidad en colaboración con las Comunidades Autónomas, puso en marcha, el Programa de Higiene de Manos del Sistema Nacional de Salud, con el fin de mejorar la adherencia a la Higiene de manos en todos los centros sanitarios del Sistema Nacional de Salud.

Al año siguiente se unió a la campaña de la OMS. Desde entonces no ha dejado de trabajar en la sensibilización e implementación de su cumplimiento en los centros sanitarios. Incluyendo esta acción en la Estrategia de Seguridad del Paciente (18).

Además en los últimos años, no sólo se trabaja concienciando a los profesionales sanitarios, sino que se aprovecha este día para implicar al propio paciente en su seguridad y también a sus acompañantes.

Una visión que nos permite no sólo avanzar en prevenir la diseminación de microrganismos presentes en el paciente, en sus acompañantes, en las manos de los profesionales y en el entorno que le rodeo, donde confluyen todas nuestras manos. Sino también implicar la participación activa del paciente y sus acompañantes en el cuidado de su salud.

En este momento histórico que estamos viviendo, a causa de la pandemia del COVID-19, el gesto de realizar higiene de manos ha alcanzado una importancia muy relevante en la sociedad, siendo la primera medida recomendada para cortar la cadena epidemiológica de transmisión.

Esta situación es una oportunidad para que los profesionales sanitarios cambiemos nuestros hábitos respecto al cumplimiento de la higiene de manos en la atención que realizamos a cada uno de nuestros pacientes.

Está en manos de todos y es responsabilidad de cada uno de nosotros, como profesionales sanitarios, contribuir a disminuir la propagación de infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria y garantizar la seguridad de los pacientes.

Bibliografía

(1) Freixas,,N; Sallés, M; García, L. Cambios en el control de la infección nosocomial: nuevos retos y competencias de la enfermera de control de infección. Revista Enfermedades infecciosas y microbiología Clínica. Vol. 27. Núm. 5. Páginas 285-289. Mayo 2009.

(2) Young, P; Hortis de Smith, V; et col. Historia de la medicina. Florence Nightingale (1820-1910). Rev Med Chile 2011; 139: 807-813

(3) Semmelweis I. The Etiology, Concept, and Prophylaxis of Childbed Fever. Carter KC, traductor. Madison: The University of Wisconsin Press; 1983.

(4) World Health Organization Day 2020. Support nurses and midwives. Disponible en: https://www.who.int/news-room/campaigns/world-health-day/world-health-day-2020

(5) Quintana D, Bravo M. Efectividad de la supervisión de enfermería en la reducción de infecciones intrahospitalarias en UCI, hospital Alberto Sabogal, Essalud. Rev de ciencias de la salud 2007; 2:6067.

(6) Rivera R, Castillo G, Astete M, Linares V, Huanco D. Eficacia de un programa de capacitación en medidas básicas de prevención de infecciones intrahospitalarias. Rev. Perú Med. Exp. Salud Publica. 2005; 22:88-95.

(7) Torres M, Arina P, Escobar E, López A, Palos ML. Enfermería en los servicios de Medicina Preventiva: funciones, actividades, responsabilidades. ANALES Sis San Navarra 2000; 23 (S2): 3136.

(8) Saulnier F, Hubert H, Onimus T. Tasando el exceso de trabajo de los enfermeros, generado por infecciones hospitalarias [IH] por gérmenes multirresistentes en una unidad de cuidados intensivos. Infection control and hospital epidemiology 2001; 22: 1-9.

(9) León C. La seguridad del paciente, una responsabilidad en el acto del cuidado. Rev Cubana Enfermer. 2006; 22: 1-7.

(10) Navarro J, De Haro S, Orgiler P. Evaluación del informe de enfermería de alta de la unidad de cuidados intensivos como instrumento para garantizar la continuidad de la asistencia. Enfermería Clínica 2004;14:61-69.

(11) Dancer SJ. The role of environmental cleaning in the control of hospital-acquired infection. J Hosp Inf 2009; 73: 378-385.

(12) Burke J, Smith LN, Sveinsdóttir H, Willman A. Patient safety in Europe: medication errors and hospitalacquired infections. European Federation of Nurses Associations. 2008. Disponible en: http://eprints.gla.ac.uk/4919/1/5.pdf

(13) Guía de aplicación de la estrategia multimodal de la OMS para la mejora de la higiene de las manos. Organización Mundial de la Salud, 2009.

(14) Proyecto neumonía Zero. Disponible en: https://www.seguridaddelpaciente.es/es/practicas-seguras/seguridad-pacientes-criticos/proyecto-neumonia-zero/

(15) Proyecto bacteriemia Zero. Disponible en: https://www.seguridaddelpaciente.es/es/practicas-seguras/seguridad-pacientes-criticos/proyecto-bacteriemia-zero/

(16) Resistencia Zero. Disponible en: http://formacion.sanidadmadrid.org/moodle/course/index.php?categoryid=1

(17) Infección quirúrgica Zero. Disponible en: https://infeccionquirurgicazero.es/es/

(18) Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Estrategia de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud. Período 2015-2020. 2016.

La SEMPSPH no recomienda actualmente la utilización de Certificados de Estado Serológico como prueba válida de inmunidad o superación de la enfermedad por SARS-CoV-2

Última actualización el Martes 28 de Abril de 2020 Lunes 27 de Abril de 2020

Certificados de Estado SerológicoUn grupo de expertos de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) ha elaborado un documento de posicionamiento sobre los "Certificados de Estado Serológico", en el que se concluye que "no es posible recomendar la utilización de un certificado de estado serológico como prueba válida de inmunidad o superación de enfermedad por SARS-CoV-2 y ausencia de contagiosidad, debido a la falta de evidencia científica clara de los elementos básicos que definirían dichos conceptos, así como el riesgo de que su uso favoreciese la transmisión del virus."

Si bien, los especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública advierten que "ante una situación como la actual no es posible descartar, de forma tajante y sin un profundo análisis, medidas de un calado importante como lo es el certificado de estado serológico".

"Solo – continúan desde la SEMPSPH – una vez se disponga de evidencia científica suficiente al respecto y resulte técnicamente posible, la medida podrá ser valorada para su aplicación en el ámbito sanitario y sociosanitario."

Con respecto al ámbito laboral y en lo referido al tránsito internacional de personas, la aplicación de esta medida debe ser analizada en base a los diversos marcos jurídicos.

Otro de los argumentos que esgrimen desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene es que se desconocen "los principales elementos sobre la inmunidad frente al SARS-CoV-2, es decir, los anticuerpos clave en la defensa a largo plazo frente a la enfermedad, si son protectores, neutralizantes, su duración, así como otros aspectos determinantes."

"No existen – explican- evidencia de la prevalencia de anticuerpos en la población española, lo que complica establecer un marco teórico de discusión sobre el certificado de estado serológico." En la actualidad este aspecto está tratando de resolverse con el estudio seroepidemiológico que está realizando el Instituto Carlos III.

Recuerdan que la experiencia actual más parecida es la existencia de los certificados internacionales de vacunación establecidos por la Organización Mundial de la Salud en el Reglamento Sanitario Internacional de 2005 y referidos a vacunación obligatoria frente a enfermedades frente a fiebre amarilla, meningitis tetravalente o polio.

pdfDocumento de posicionamiento sobre los "Certificados de Estado Serológico"27/04/2020, 23:35

La SESA y la SEMPSPH elaboran una guía de recomendaciones higiénico sanitarias para los hoteles medicalizados y abiertos para servicios esenciales

Lunes 13 de Abril de 2020

0001 3La Sociedad Española de Seguridad Ambiental (SESA) y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) han elaborado una guía de recomendaciones higiénico – sanitarias para los hoteles medicalizados y hoteles abiertos para servicios esenciales.

Desde ambas sociedades científicas se explica que los hoteles medicalizados y los hoteles para servicios esenciales tienen finalidades diferentes pero que ambos comparten la necesidad de cubrir una serie de condiciones higiénico-sanitarias, siendo más exigentes en el caso de los hoteles medicalizados en cuanto requieren unas condiciones específicas.

Esta guía de recomendaciones contempla aspectos relativos a la prevención de riesgos laborales, a la calidad del agua y la prevención de legionelosis, a los sistemas de ventilación y climatización: calidad del aire interior, al control de vectores y plagas, a la limpieza y desinfección, y a la seguridad alimentaria.

El objetivo general de esta guía es garantizar la seguridad de los pacientes, usuarios y trabajadores de estos hoteles que, en el último caso, por motivos de baja laboral, cuarentena u otras razones no será el personal habitual de los mismos. "Se trata de establecimientos cerrados que han tenido que reabrirse, readaptarse con urgencia y en el caso de los hoteles medicalizados incluso para una finalidad diferente para la que fueron creados y recibir pacientes vulnerables. Por todo ello, tanto desde la Sociedad Española de Seguridad Ambiental como de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene se ha considerado de interés redactar estas recomendaciones higiénicosanitarias, para que sirvan de marco de referencia a tener en cuenta en el conjunto de aspectos relativos a la limpieza y el mantenimiento higiénico-sanitario.

Acceso al documento

La SEMPSPH recomienda más de 140 medidas para la fase de desescalamiento

Última actualización el Viernes 10 de Abril de 2020 Viernes 10 de Abril de 2020

0001 2La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) recomienda no atarse a plazos temporales e introducir un conjunto integral de medidas específicas de Vigilancia, Prevención y Control dirigidas a consolidar la desaceleración de la epidemia para que la sociedad pueda recuperar su rutina.

Los especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública insisten en la relevancia de "no adoptar soluciones y medidas efectistas y apostar, en su lugar, por una respuesta adaptativa con un conjunto amplio de medidas".

En este sentido, la red de trabajo de la SEMPSPH dedicada al estudio de planes de preparación y respuesta: desescalamiento, ha elaborado una serie de recomendaciones para afrontar ese proceso. Advierten de la necesidad de "hablar menos de pasaportes serológicos y más sobre la importancia de cumplir las medidas de higiene de manos en los lugares de trabajo, de cómo reforzar la prevención en las residencias de mayores y de cómo contener de forma rápida los nuevos casos de SARS-COV-2 que se produzcan".

Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene consideran relevante esperar a confirmar la tendencia de desaceleración durante 15 días y, a partir de ese momento, introducir medidas de prevención en lugares de trabajo para que pueda ponerse fin la hibernación económica; ente esas medidas destacan la colocación de dispensadores de soluciones hidroalcohólicas, de barreras físicas y el refuerzo de las medidas de limpieza y desinfección en cada turno laboral, por citar algunas.

"Si queremos contener la transmisión, además de prevenir,- explican desde la SEMPSPH – hay que invertir en detectar rápido los nuevos casos de SARS-COV-2, para aislarlos, y avisar a sus contactos, los cuales deben estar vigilantes ante cualquier síntoma. Para eso se necesita del apoyo de las aplicaciones móviles, pero también reforzar los Servicios de Vigilancia Epidemiológica para apoyar la detección precoz en residencias".

La SEMPSPH desaconseja el uso de guantes en la calle y recuerda que el uso de mascarillas no se puede recomendar como medida de prevención del contagio

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene desaconseja a la población el uso de guantes en la calle y recomiendan a las autoridades priorizar el que se garanticen las mascarillas quirúrgicas en el ámbito sanitario y sociosanitarios.

Con respecto al uso de mascarillas, especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública demanda que se estudie el uso de mascarillas manufacturadas al menos en espacios cerrados, especialmente concurridos, donde no haya forma de mantener las medidas de distanciamiento social.

En este sentido aclaran que "el uso de mascarillas no sanitarias no se puede recomendar como medida para prevenir el contagio, sino como acto de solidaridad hacia el resto. El Gobierno deberá explicar muy bien que el fin es proteger a los demás y que antes y después de ponérsela hay que hacer higiene de manos o no servirá para nada".

Documentos

Informe técnico: "Propuesta de medidas  cuestiones a considerar para la fase de transición de la pandemia por SARS-COV-2 en España      

La SEMPSPH y otras sociedades científicas rechazan que se prorrogue la formación de los residentes de último año

Última actualización el Sábado 18 de Abril de 2020 Miércoles 01 de Abril de 2020

Las sociedades médicas y entidades profesionales abajo firmantes consideran "inaceptable" que se prorrogue la formación de residentes de último año de las siguientes 10 especialidades: Geriatría, Medicina del Trabajo, Medicina Familiar y Comunitaria, Medicina Intensiva, Medicina Interna, Medicina Preventiva y Salud Pública, Neumología, Pediatría, Radiodiagnóstico y Microbiología y Parasitología. Esta medida, adoptada por el Ministerio de Sanidad tras la declaración del Estado de Alarma y ratificada en la Orden SND/299/2020 publicada en el BOE este lunes, 30 de marzo, y que modifica la Orden SND/ 232/2020?, a nuestro juicio, provocará:

• Una falta de equidad injustificable en estos momentos, al prolongarse la formación de los residentes en sus últimos meses formativos y no contratárseles como adjuntos/especialistas cuando, por otro lado, se plantea, precisamente, la contratación en calidad de adjuntos/especialistas ?con los derechos retributivos y de reconocimiento que ello conlleva? de médicos sin formación MIR.

• Una discriminación e injusticia evidente, pues los residentes que, actualmente están en primera línea desempeñando una labor ejemplar, con absoluta entrega y dedicación para hacer frente a la emergencia de salud pública declarada por el COVID-19, estarán en clara situación de desventaja respecto a otros residentes de otras especialidades en su misma situación a los que sí se les hará especialistas al término de la residencia y también respecto a otros profesionales que se incorporarán al Sistema Nacional de Salud (SNS) sin formación MIR.

• Un inmerecido trato que, en lugar de premiar, castiga el esfuerzo y el desempeño profesional que han realizado y realizan de manera encomiable los residentes a punto de culminar su especialidad, que en sus últimos meses desarrollan y asumen funciones y responsabilidades equiparables prácticamente a las de un especialista.

Por todo ello, siendo conscientes de la actual situación de emergencia de salud pública y una vez mostrada la disposición de alcanzar soluciones alternativas y dialogadas por parte de distintas sociedades y entidades del colectivo médico para evitar lo anteriormente expuesto, mostramos nuestro profundo malestar y rechazo a esta medida, entendiendo que supondrá un varapalo para los residentes que tendrían que ser reconocidos como especialistas de forma inminente y que llevan años demostrando una profesionalidad, esfuerzo y entrega constante y ejemplar.

Madrid, a 1 de abril de 2020.

Comunicado oficial01/04/2020, 20:03

La SEMPSPH pone en valor el trabajo de los médicos internos residentes en la pandemia por Covid-19

Última actualización el Martes 24 de Marzo de 2020 Martes 10 de Marzo de 2020

Ante las críticas realizadas por algún medio de comunicación por la participación de médicos internos residentes de Medicina Preventiva y Salud Pública en la elaboración de protocolos del Ministerio de Sanidad para hacer frente a la pandemia de Covid-19, desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) queremos agradecer el trabajo de estos profesionales de la Medicina.

En una situación de crisis sanitaria de dimensiones como la que estamos viviendo, en la que ha quedado en evidencia la falta de recursos públicos para afrontarla, la primera especialidad en verse obligada a contar con residentes fue la de Medicina Preventiva y Salud Pública. Una decisión que ha puesto en evidencia el alto nivel formativo, la elevada capacitación profesional y el compromiso de este grupo de sanitarios.

Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene insisten en que "por suerte, la excelente formación de nuestros médicos internos residentes hace que un residente de cuarto año, al que además le falta poco más de un mes para ser médico adjunto, sea un profesional sanitario tan capacitado o más que otros que ya en la actualidad son adjuntos".

Falta de recursos humanos en los servicios de Medicina Preventiva

La SEMPSPH lleva años insistiendo en la importancia de dotar de más recursos humanos los servicios de Medicina Preventiva de los hospitales españoles para mejorar la seguridad de los pacientes, de los profesionales sanitarios y la viabilidad del sistema sanitario. Una demanda cuya necesidad se ha vuelto a poner en evidencia; lamentablemente, en esta ocasión, con una pandemia de consecuencias incalculables en todos los ámbitos.

La SEMPSPH urge dotar de más personal a los servicios de Medicina Preventiva

Jueves 05 de Marzo de 2020

La Sociedad Española de Medicina Preventiva y Salud Pública urge a las autoridades competentes que, de forma inmediata, doten de más personal a los servicios hospitalarios de Preventiva, especialmente de personal de Enfermería.

La epidemia de coronavirus ha puesto en evidencia una antigua reclamación de esta sociedad científica; la cual ha manifestado en diversas ocasiones la relevancia de dotar de más personal a los servicios de Medicina Preventiva. En ese sentido advierten que "todos los servicios de Medicina Preventiva y Salud Pública de los hospitales españoles están infradotados de personal, especialmente de enfermeras/os, claves en la promoción de la prevención primaria, tanto para evitar la enfermedad y poner en marcha iniciativas de Salud Pública, como para mejorar la seguridad de los pacientes en el ámbito asistencial."

"El papel de los equipos de Enfermería –insisten desde la SEMPSPH- es crucial en la promoción, divulgación y control de medidas básicas como la higiene de manos o la etiqueta respiratoria en profesionales, pacientes, familiares y población en general, pero también en cuestiones más específicas para el personal sanitario como, por ejemplo, la puesta y retirada de los equipos de protección individual, lo cual repercute directamente en su seguridad".

La formación en estas cuestiones no es la única función de los equipos de Enfermería de los servicios de Medicina Preventiva, "también deben ocuparse, al mismo tiempo, de trabajos diversos relacionados con la seguridad de los pacientes, el control de la infección, la seguridad ambiental, el control microbiológico de los endoscopios, la vacunación..."

"Dotar de más personal de Enfermería a los servicios de Medicina Preventiva supone aumentar la formación de los profesionales en cuestiones claves para el control y vigilancia de las infecciones, realizar mayores y  mejores controles, por ejemplo en las unidades de críticos, quirófanos... cuestiones éstas y muchas otras que mejorarían la seguridad de los pacientes y profesionales."

Además, cada vez el número de inmunodeprimidos es más alto, tanto por la mayor esperanza de vida como por el incremento del uso de nuevos fármacos inmunosupresores, lo cual en los servicios de Medicina Preventiva se traduce en una carga mayor de trabajo al aumentar el número de pacientes que necesitan de programas de vacunación específicos y acordes a sus necesidades.

Los brotes infecciosos en los hospitales son algo habitual en lo que hay que trabajar para reducirlos, pero con cada brote los servicios de Preventiva se resienten y no pueden ofrecer la calidad deseable en todos los ámbitos que tiene que abarcar.

Los servicios de Preventiva son estratégicos para la sostenibilidad del sistema sanitario. Para hacer sostenible el sistema sanitario tenemos que aumentar la inversión pública y el interés de la sociedad por la promoción y prevención de la salud. Resulta paradójico la mínima inversión realizada en la vigilancia epidemiológica de los riesgos, la gestión de los incidentes de seguridad notificados y la promoción de prácticas seguras; actividades fundamentales realizadas por los servicios de Medicina Preventiva, que permiten evitar infecciones relacionadas con la asistencia, úlceras por presión, flebitis, caídas, errores de medicación y otros eventos adversos que afectan a más del 20% de los pacientes ingresados y consumen más del 15% de los recursos, millones de euros que podrían dedicarse a mejorar las instalaciones, la tecnología empleada y la calidad de la asistencia sanitaria.

Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene se  advierte que "la falta de personal está generando que los profesionales, por sobrecarga de trabajo no hagan todo lo que saben y deberían, sino lo que les da tiempo, con el riesgo que ello conlleva para pacientes, familiares, profesionales y población en general.  Una situación de riesgo en la que no se puede seguir esperando para buscar soluciones. Es urgente que la Direcciones Generales de Asistencia Sanitaria y de Recursos Humanos  se sensibilicen ante este grave problema".

Peventivistas piden la realización de más tests diagnósticos frente a Covid-19

Última actualización el Jueves 19 de Marzo de 2020 Domingo 16 de Febrero de 2020

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH) llama al conjunto de la población a seguir cumpliendo la orden de confinamiento del Gobierno y las medidas preventivas recomendadas por las autoridades sanitarias para evitar la transmisión comunitaria de Covid-19.

En este sentido, desde esta sociedad científica se afirma que "estamos llegando al momento más difícil de la pandemia en nuestro país. Durante esta semana y la próxima seguirá aumentando el número de casos confirmados, pero es de esperar, que si todos actuamos con responsabilidad y siguiendo las recomendaciones, se empiece a notar una mejoría; tal y como está ocurriendo en Italia y sucedió previamente en Wuhan".

El nuevo coronavirus Covid-19 no está circulando por igual en todas las comunidades autónomas, por lo que no se puede afirmar que exista transmisión generalizada en todo el país. Hay autonomías en las que las medidas de contención reforzada están siendo efectivas, y en algunos lugares el aumento de casos se debe a la llegada de ciudadanos contagiados de zonas de nuestro país que hace una semana eran catalogadas de alto riesgo, como puede ser la Comunidad de Madrid.

Se insiste, desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene en la importancia de no relajarse en el cumplimiento de las medidas preventivas y órdenes de confinamiento aunque haya indicadores que anuncien una leve mejoría. "Es necesario seguir protegiendo a los grupos más vulnerables, personas mayores (especialmente los que viven en residencias), pacientes inmunodeprimidos, pluripatológicos o con enfermedades crónicas."

Más pruebas diagnósticas, aislamiento y seguimiento de contactos

Especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública consideran necesario continuar haciendo test diagnósticos, aislamientos y rastreo de contactos como eje central de la respuesta frente a Covid-19.

"Es clave realizar los test a una población más amplia, tanto a personas vulnerables como a las que permanezcan en régimen domiciliario con síntomas de la enfermedad, ya que ello contribuye al diagnóstico precoz de la enfermedad y a la adopción de medidas para evitar su propagación".

Medidas que deben de seguir los pacientes en aislamiento domiciliario por enfermedades de transmisión por gotas como el coronavirus

Última actualización el Lunes 02 de Marzo de 2020 Miércoles 12 de Febrero de 2020

La educación sanitaria dirigida a profesionales sanitarios como a la ciudadanía en general es uno de los principales objetivos de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH). En el marco de esa finalidad y con motivo de los casos de coronavirus surgidos en España, especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública aclaran las medidas de prevención a adoptar ante aquellas enfermedades que se transmiten por gotas y en casos en los que se indica aislamiento domiciliario.

Nos referimos a transmisión por gotas cuanto partículas superiores a 5 micras, generadas al hablar, toser o estornudar, siendo incapaces de permanecer suspendidas en el aire, tienen la capacidad de trasmitirse a uno o dos metros de distancia. Ocurre en enfermedades como la gripe, la tosferina, la difteria y la rubeola, en la enfermedad neumocócica y meningocócica, y en el coronavirus.

Transmisión por gotas: ¿qué medidas preventivas deben adoptarse en los hospitales?

Desde la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene recuerdan que la persona enferma debe permanecer en un cuarto aislado y en caso de no ser posible debe situarse a una distancia no menor de un metro o dos metros de otros pacientes. En estos casos, también sería recomendable separarlos con algún medio físico, como puede ser una cortina o mampara.

La higiene de manos debe realizarse antes y después de estar en contacto con el paciente, y se establece el uso de mascarilla quirúrgica para estar a menos de un metro del paciente, la cual debe desecharse antes de salir de la habitación.  En caso de realizar maniobras que impliquen un riesgo de salpicadura deben usarse, además, guantes y batas, y del mismo modo que las mascarillas quirúrgicas deben desechase antes de abandonar la estancia en la que permanece el paciente.

Condiciones de aislamiento domiciliario

El aislamiento domiciliario está indicado en pacientes con sospecha de enfermedad o enfermedad leve que no presentan ninguna enfermedad crónica o inmunosupresión, con una situación clínica estable y siempre que el domicilio cumpla con determinadas características, y el paciente y las personas que conviven con él se comprometan a seguir una serie de recomendación de protección y contención de la enfermedad.

·       El domicilio del paciente debe contar con una ventilación adecuada y no puede permanecer en él ninguna persona inmunodeprimida, con enfermedades crónicas o embarazadas. Tampoco personas de edad avanzada.

·       El paciente no podrá recibir visitas o las mínimas posibles durante el tiempo que dure el aislamiento.

·       De ser posible permanecer en una estancia de uso individual y en caso de tener que acceder a zonas comunes deberá de hacerlo con mascarilla quirúrgica y realizar una correcta higiene de manos antes de salir de la habitación.

·       En ese cuarto deberá de disponer de un cubo de basura con apertura de pedal con una bolsa en su interior para colocar toda la ropa que vaya usando, la cual deberá lavarse con jabón a temperaturas de entre 60 y 90 grados si la prenda de ropa lo permite. Antes de sacar la bolsa de la habitación, ésta deberá cerrarse y no abrirse hasta meterla en la lavadora. No debe sacudirse  la ropa.

·       Se recomienda, además, el uso de un baño individual. En caso de que esta condición no pueda cumplirse, deberá limpiarse con lejía y productos desechables, al igual que cualquier superficie en contacto con el paciente. En este sentido, desde la SEMPSPH insisten en no compartir toallas u otros útiles de aseos y en la medida de lo posible cambiar las toallas por el  uso de papel.

·       Los utensilios de alimentación, como platos, vasos y cubiertos, deberán lavarse con agua caliente y jabón, siendo preferible el uso de lavavajillas.

Las personas que convivan o cuiden de estos pacientes en aislamiento domiciliario  deberán intensificar su higiene de manos con agua y jabón o soluciones de base alcohólica, usar mascarillas quirúrgicas cuando estén con el enfermo y añadir el uso de guantes desechables si entran en contacto con secreciones.

En España no es necesario, actualmente, que los ciudadanos usen mascarillas por la calle como medida preventiva frente al coronavirus

Última actualización el Viernes 28 de Febrero de 2020 Miércoles 12 de Febrero de 2020

 

  • Se recomienda el uso de respiradores de partículas FFP2 y FFP3 para profesionales sanitarios que realicen procedimientos o maniobras que puedan generar aerosoles, pero solo como medida extra de protección ante el desconocimiento de cómo evolucionará la situación, ya que sería suficiente con el uso de mascarillas quirúrgicas

 

La Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), con el objetivo de fomentar la educación sanitaria y evitar confusión tanto entre los profesionales sanitarios como entre la población en general, explica los diferentes tipos de mascarillas y sus usos.

En este contexto, explica que “la principal función de las mascarillas es evitar el contagio, no permitir el contacto del microorganismo con nuestra mucosa respiratoria. A la hora de hablar de mascarillas es importante saber diferenciarlas, ya que cada tipo tiene su función, reglas e indicaciones de uso

¿Cuándo usar mascarillas quirúrgicas?

Las mascarillas quirúrgicas se llaman así, precisamente porque son utilizadas en quirófano para evitar que el personal sanitario pueda transmitir microorganismos al campo quirúrgico; por ello también son útiles en las personas enfermas para evitar que transmitan microorganismos.

“Estas mismas mascarillas –puntualizan los expertos en Medicina Preventiva y Salud Pública- ofrecen protección para las personas sanas contra enfermedades que se transmiten por gotas mayores de 5 micras, las cuales no son capaces de quedarse suspendidas en el aire ni llegar a una distancia superior a 1,5 metros. Por ello, son las adecuadas para atender a pacientes con enfermedades como la gripe o el SARS-CoV2.”

A su vez estas mascarillas pueden ser utilizadas por personas con inmunosupresión y ayudarlas a evitar contagiarse de microorganismos oportunistas que atacan exclusivamente a quienes tienen un sistema inmune débil.

Uso de mascarillas FFP2 y FFP3

Existen otras mascarillas con una capacidad de filtrar partículas más pequeñas (menores o iguales a 5 micras). “Hablamos de los respiradores de partículas (FFP2, con una eficacia de filtración del 92% y de mascarillas FFP3, con una eficacia del 98%). Esta cualidad las hace especialmente útiles en la industria para evitar la exposición de trabajadores a contaminantes ambientales, así como también como protección contra enfermedades que se transmiten a través de estas gotitas más pequeñas, las cuales son capaces de quedar suspendidas en el aire y llegar más lejos como puede ser una tuberculosis, es la llamada transmisión aérea.”

En el caso del SARS-CoV2 no se ha demostrado transmisión aérea, por lo que no sería necesario el uso de este tipo de respiradores” – advierten desde la SEMPSPH.

El hecho de que las gotitas puedan quedar suspendidas por el aire hace fundamental el hecho de ajustarse facial de los bordes del respirador, y de ahí el diseño tan característico que tienen estos respiradores FFP2 y FFP3.

Dentro de este grupo existen respiradores con o sin válvula y filtro. Este filtro puede hacer que la respiración sea algo más dificultosa, lo que hace que no sea recomendable su uso por paciente. La función de la válvula en los respiradores es la de expulsar mejor el aire, sin necesidad de pasar por el filtro, en cambio, a la hora de inspirar (coger aire) el aire sigue pasando por el filtro, por lo que sigue existiendo esa resistencia. Esta ventaja permite mayor comodidad de uso, pero en contrapartida al ser expulsado el aire sin filtrar no es adecuado para enfermos, ya que expulsarían el microorganismo al aire.

Por último, y refiriéndonos específicamente a la atención sanitaria, pueden existir determinadas circunstancias en las que es necesaria la utilización de respiradores FFP2 o FFP3 como medida de protección adicional para atender a pacientes con enfermedades de transmisión por gotas grandes (las mayores de 5 micras) ya que existen ciertos procedimientos que producen aerosoles, que harían necesaria su utilización, esto ocurre en el caso del SARS-CoV2 y en otros microorganismos que se transmiten por gotitas.

Desde la SEMPSPH se insiste en que ante la situación generada por el coronavirus “actualmente en España no es necesario que los ciudadanos usen mascarillas en el desarrollo de su vida cotidiana, o cuando se viaje en avión, salvo cuando estén en contacto con algún paciente infectado. En el caso de los profesionales, y como medida extra de protección ante la incertidumbre de cómo puede evolucionar la situación, se recomienda el uso de respiradores FFP2 de forma genérica y el uso de respiradores FFP3 cuando el profesional vaya a realizar un procedimiento o maniobra que pueda generar aerosoles”.

 


Página 4 de 24

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.