Inicio / Noticias / Brote de enfermedad neurológica aguda por enterovirus en Cataluña

Brote de enfermedad neurológica aguda por enterovirus en Cataluña

    Bookmark and Share
smaller text tool icon
medium text tool icon
larger text tool icon

maxresdefault

Desde marzo de 2016 se ha producido en Cataluña un aumento inusual del número de pacientes pediátricos con enfermedad neurológica aguda asociada a enterovirus.

Aunque en febrero, se produjo un primer caso con afectación grave del sistema nervioso central, en una niña de 2 años que presentó una polirradiculoneuritis, con parálisis flácida y secuelas importantes (tetraplejia), no se ha incluido dentro de este brote ya que el subtipo de enterovirus identificado (EV-D68) no se ha detectado en ninguno de los casos posteriores.

A partir de finales de marzo empezaron a diagnosticarse pacientes con cuadros clínicos de rombencefalitis, cuya presentación clínica más habitual ha sido en forma de ataxia, mioclonias y somnolencia en el contexto de un cuadro clínico de fiebre, infección respiratoria, gastrointestinal o exantema cutáneo compatible con enterovirus. A fecha de 26 de mayo se han notificado 60 casos, la mayoría con evolución favorable. En todos estos casos se ha descartado la presencia de EV-D68. La baja carga viral de enterovirus presente en las muestras clínicas de todos estos pacientes ha dificultado la identificación del subtipo, aunque los primeros resultados indican que la mayoría corresponden a la especie A, y alguno ya ha sido caracterizado como EV-A71.

Los enterovirus son virus RNA, de la familia Picornaviridae, de los que se conocen más de 100 serotipos y que actualmente se clasifican en 4 especies (A, B, C, D). En climas templados, los enterovirus tienen un patrón estacional con un incremento durante el verano y otoño, existiendo transmisión durante todo el año en zonas tropicales y sub-tropicales. Su distribución es universal y es uno de los agentes etiológicos más frecuentes de infección en el niño.

La infección cursa de forma asintomática en muchos casos, y la mayoría de cuadros clínicos son leves en forma de síntomas respiratorios de vías altas, faringitis, estomatitis, exantema, enfermedad boca-mano-pie y conjuntivitis. En algunos casos pueden presentar complicaciones, con afectación respiratoria grave, miopericarditis, miositis y alteraciones neurológicas (meningitis aséptica, encefalitis, parálisis flácida aguda).

En el 90% de los casos los enterovirus se encuentran en la faringe durante la primera semana desde el inicio de los síntomas y en las heces hasta dos semanas después. El virus además puede sobrevivir en superficies lo que permite la transmisión a través de fómites.

No existe tratamiento específico ni vacuna, por lo que las medidas para controlar la infección y los brotes se basan fundamentalmente en evitar la transmisión respiratoria y fecal-oral mediante la higiene frecuente de manos, cubrirse la boca al toser o estornudar y evitar el contacto cercano con personas enfermas.

Cada año se describen brotes en diferentes países del mundo. Desde 2009 el EV-D68 se reconoce como un patógeno emergente en todo el mundo. En 2014 y 2015, los Estados Unidos y Canadá notificaron un aumento significativo de casos asociados a EV-D68 con enfermedad respiratoria grave, en especial en niños asmáticos y con complicaciones neurológicas en forma de parálisis flácida. En Europa también se han descrito casos, en especial en Holanda y Francia.

En el Sudeste asiático, desde finales de los años 90 diversos países han tenido epidemias importantes causadas por EV-A71 en forma de enfermedad boca-mano-pie, con una alta incidencia de afectación neurológica grave y edema pulmonar. Existe una importante variabilidad en la tasa de letalidad entre los distintos brotes, posiblemente relacionada con las diferencias en el potencial patogénico entre los distintos genogrupos del EV-A71. Este serotipo se caracteriza por su potencial de causar complicaciones neurológicas incluyendo meningitis, rombencefalitis, parálisis flácida y edema pulmonar de origen neurogénico, fundamentalmente en niños menores de 5 años. En nuestro país, el EV-A71 ha sido un serotipo infrecuente, asociado sobre todo a síndromes febriles. Desde el 2012, la incidencia de síndrome febril y enfermedad boca-mano-pie por este subtipo está en aumento, pero hasta el momento no había ocasionado patología neurológica grave.

En España la enfermedad por enterovirus no es de declaración obligatoria y los únicos datos de los que se dispone a nivel nacional son los procedentes del sistema de vigilancia de la Parálisis Flácida Aguda (PFA) (vigilancia de casos compatibles con polio en menores de 15 años). En el periodo 2001-2014 el porcentaje anual de casos de PFA en los que se identificó un enterovirus no-polio osciló entre el 0% y el 11,9%. En el año 2015 se identificó el primer EV-D68 en un caso notificado de parálisis flácida aguda.

La Subdirección de Vigilancia y Respuesta a Emergencias de Salud Pública (SGVRESP) de Cataluña ha puesto en marcha un programa de vigilancia epidemiológica activa que permita conocer la extensión del brote, su caracterización y establecer las medidas adecuadas de prevención.

Dra. Magda Campins Martí
Jefe de Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología
Hospital Universitario Vall d’Hebron. Barcelona
  
Ultima actualización ( Lunes 30 de Mayo de 2016 )  

 Plazo abierto

_ Área Privada _
_ Nube de Tags _

 Oxivir

 reciplac

Nuestro sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros contenidos y servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Al aceptar el presente aviso entendemos que da su consentimiento a nuestra Politica de Cookies.